'Pressing catch' en San Roque

  • La secretaria del Ayuntamiento envía a la Fiscalía, a espaldas del alcalde, un escrito anónimo sobre supuestos actos ilegales

  • La crisis abierta hace meses entre ambos queda al descubierto

Fractura en el Ayuntamiento de San Roque. El alcalde, Juan Carlos Ruiz Boix, y la secretaria municipal, Ana Núñez, mantienen desde hace meses un conflicto abierto como consecuencia de la progresiva pérdida de confianza entre el regidor local y la habilitada nacional, máxima representante del asesoramiento legal de la Corporación. Cuestiones de forma, reparos y otros pronunciamientos de la secretaria frente a órdenes del gobierno municipal y su alcalde han ido minando el camino hasta desatar abiertamente un conflicto hasta ahora latente.

La crisis salió a la luz el pasado miércoles, 13 de diciembre. Ese día, la secretaria municipal remitió a la Fiscalía de Área de Algeciras un escrito anónimo recibido la víspera (martes 12) en el que se informa de supuestos hechos irregulares o delictivos en el seno de la entidad local. La secretaria trasladó el escrito amparándose en el artículo 408 del Código Penal, el relativo a la omisión del deber de impedir o perseguir delitos, si bien lo hizo antes de informar de su existencia al alcalde, al gobierno municipal o al jefe del área vinculada a la denuncia, según se desprende de un escrito municipal posterior.

El gobierno local admite las tensiones internas, pero rehúsa valorar la situación

El anónimo, al que tuvo acceso este periódico, se dirigía a los concejales de todos los grupos de la oposición (no del gobierno), a los representantes sindicales así como a la propia secretaria y la interventora municipal. El texto relata una supuesta irregularidad en la notificación a un infractor de tráfico cometida por un agente de la Policía Local de San Roque en agosto de 2016. Agente al que también se acusa en este anónimo de cobrar supuestas comisiones irregulares por unas máquinas de comida y bebida que estuvieron instaladas en la jefatura policial. Algo que, según el texto, no fue investigado en su día porque la comisión de investigación propuesta por la oposición fue tumbada por la mayoría absoluta del gobierno local.

Al día siguiente, 14 de diciembre, el gobierno municipal reclamó explicaciones a Núñez. Lo hizo a través de un requerimiento de la concejalía de Seguridad Ciudadana firmado digitalmente por el alcalde. En él se le pregunta cómo ha llegado el anónimo a sus manos (no hay registro de entrada) y puntualiza que en otros casos anteriores no se ha procedido de esta misma forma (llevando el texto ante la Justicia). A renglón seguido, el gobierno local solicita a la secretaria que emita un informe sobre cómo actuar en caso de recepción de futuros anónimos y que detalle qué se hizo en otros posibles casos anteriores.

El alcalde recuerda en este requerimiento a Núñez que la potestad de iniciar cualquier tipo de investigación o indagación recae sobre el gobierno local, lo que se interpreta como un reproche a su acción. Es más, en el informe, Ruiz Boix resalta que en un Pleno -a los que asiste Núñez- se rechazó investigar la supuesta irregularidad en las máquinas de comida, por lo que el alcalde pregunta a Núñez si entonces puso en conocimiento de la Fiscalía el asunto. Ello supone una crítica más o menos velada a que tardara menos de 24 horas en enviar un anónimo sobre un tema que ya había sido debatido en el Pleno.

En otras ocasiones han existido tensiones entre Ruiz Boix y Núñez, si bien esta vez han quedado plasmadas negro sobre blanco al producirse el envío (minuta mediante) del anónimo a las instancias judiciales. Fuentes municipales admitieron la existencia de las tensiones, pero rehusaron valorar la situación.

Pero aquí no concluye la crisis. La tirantez ha tenido otro episodio esta misma semana. Ha sido a la hora de confeccionar el orden del día del Pleno previsto para hoy. El alcalde propuso la inclusión de dos puntos, dentro del apartado de control, con los que la secretaria no estaba conforme por motivos que no han trascendido.

Se trataba, según pudo comprobar este medio cotejando un borrador de la resolución de Alcaldía con el decreto finalmente aprobado y firmado, de la dación de cuentas de la nueva distribución de servicios administrativos municipales en áreas y varios cambios en las concejalías adoptados en noviembre que entonces el gobierno local defendió como necesarios para asumir los servicios de agua y basura -ahora en negociación con Arcgisa- y para dar mayor agilidad a la gestión.

Núñez emitió un informe este lunes 18 en el que expuso que ambos asuntos se habían incluido en contra de su criterio. Pero, además, Núñez pone directamente el foco sobre Ruiz Boix, al que acusa de someterla a presiones. "En este caso, esta secretaria entiende que en la línea de presión a la misma que el señor alcalde está llevando y que se puede justificar en las actuaciones realizadas, el señor alcalde ordena su inclusión en contra del informe de la señora secretaria general", reza el texto. Finalmente el orden del día fue reelaborado sin estos dos puntos.

A tenor de estos episodios, la confianza que marcó la llegada de Núñez a San Roque se ha quebrado de forma irreparable. En su toma de posesión, en abril de 2012, Ruiz Boix llegó a afirmar que con una habilitada nacional de su trayectoria y experiencia se encontraba totalmente respaldado a la hora de rubricar documentos. "He podido comprobar satisfactoriamente que tengo toda la seguridad de firmar aquellos documentos que se me presentan", dijo entonces.

por escrito.A la izquierda, la carta que encabeza el envío del escrito anónimo a la Fiscalía por parte de la secretaria municipal (13 de diciembre.) A la derecha, el requerimiento de información en el que el gobierno local pide explicaciones sobre esta decisión, un día más tarde (14 de diciembre).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios