Combatir el hambre es más barato que luchar contra el cambio climático

  • Un grupo de expertos economistas plantea 30 soluciones específicas ante algunos de los mayores desafíos del planeta

La lucha contra la malnutrición es una de la propuestas más eficientes desde el punto de vista económico, mientras que las medidas para luchar contra el cambio climático aparecen relegadas a las últimas posiciones de las acciones recomendadas por los 50 economistas que durante los dos últimos años han estudiado cuáles serían las mejores soluciones para hacer frente a los diez mayores desafíos del planeta.

Durante la pasada semana, una comisión compuesta por ocho reputados economistas a nivel internacional, entre los que se figuraban cinco premios Nobel, confeccionó en Copenhague una lista con 30 soluciones específicas para combatir algunos de los mayores desafíos del planeta.

En concreto, los economistas reunidos bajo el auspicio del Copenhagen Consensus 2008 debían plantear respuestas a desafíos como la polución ambiental, las enfermedades, la educación, los conflictos armados, el calentamiento global, la malnutrición y el hambre, los subsidios y barreras comerciales, el terrorismo, la igualdad de la mujer, y el agua.

Asimismo, los panelistas debieron ilustrar sus planteamientos a través de la hipótesis de cómo gestionarían un presupuesto de 75.000 millones de dólares para poner en práctica sus soluciones por un periodo de 4 años.

De este modo, el comité de expertos fijó como primera prioridad la lucha contra la malnutrición, que afecta a 140 millones de niños, y señaló que "proporcionar micronutrientes al 80% de estos niños en forma de cápsulas de vitamina A y suplementos de zinc, sólo costaría 60 millones de dólares al año, mientras que reportaría beneficios anuales de más de 1.000 millones de dólares", lo que representa que cada dólar invertido en este programa crearía beneficios valorados en más de 17 dólares.

Los expertos también han propuesto el enriquecimiento de los alimentos básicos mediante micronutrientes como el hierro, lo que produciría un rendimiento de 9 dólares por cada dólar invertido; la expansión de la vacunación infantil, o la lucha contra la malnutrición mediante el biofortalecimiento.

Actualmente unos 850 millones de personas en todo el mundo sufren hambre y de esa cifra 820 millones viven en países en desarrollo, según la organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

75.000

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios