Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

La extinción de herbívoros causaría una gran pérdida de árboles

  • Una menor presión sobre los vegetales disminuiría sus defensas ante las amenazas

Las relaciones entre grandes herbívoros como los elefantes, con las acacias y ciertas variedades de hormigas en África, son ejemplos del funcionamiento del ecosistema y sus fragilidades, según un trabajo de científicos estadounidenses publicado ayer en Science.

Las acacias son árboles muy comunes en las regiones tropicales, sub saharianas y la sabana en África. Estos árboles tienen espinas gruesas que sirven de nidos a tres especies de hormigas chupadoras. Algunos están provistos de cientos de espinas que dan hogar a más de 100.000 hormigas cada uno. Los insectos y las acacias se benefician mutuamente de esta convivencia. Además de refugio, las hormigas usan como alimento el néctar producido por las hojas del árbol. Por otra parte, las hormigas constituyen una defensa contra los mamíferos herbívoros como las jirafas y los elefantes, que intentan alimentarse de estos árboles.

El grupo de investigadores, liderado por Todd Palmer, de la Universidad de Florida, comprobó que en Kenia las acacias que durante una década estuvieron rodeadas de barreras electrificadas para protegerlas de animales brotaron con más fuerza tras retirarles la protección. "Cuando los árboles no están más amenazados, sus protectores, las hormigas, bajan la guardia; y se debilitan también a su vez, porque se alimentan menos y hacen que la acacia produzca menos néctar, lo que disminuye su vitalidad", explicó Palmer, quien subrayó la importancia del ecosistema para la preservación de la naturaleza.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios