Demasiados sobresaltos en poco tiempo

  • La vuelta de Granero ha devuelto el orden y la sobriedad al cuadro alicantino

Cuatro entrenadores en sólo cuatro meses no es la mejor solución para dar estabilidad a un equipo que lucha por mantener la categoría. Y es que las maniobras desesperadas de su presidente, Juan Antonio Iniesta, han acabado con el halo de seriedad que tenía esta institución en los últimos años.

José Carlos Granero fue destituido al término de la séptima jornada tras caer en casa ante el Huesca. En aquel momento, el cuadro alicantino era penúltimo a un punto de la salvación. Asier Garitano (tres partidos), Nino Lema (cinco partidos) y Manolo Jiménez (dos partidos) ocuparon el banquillo a continuación dejando al cuadro azulón a once puntos de la salvación.

A finales de diciembre, Juan Antonio Iniesta convenció de nuevo a Granero para volver al banco que desde entonces a esta parte ha logrado situarse a ocho puntos de la permanencia. En esta segunda etapa, el ex valencianista ha dirigido cuatro encuentros, que se han saldado con dos victorias a domicilio (Hércules y Sevilla Atlético) y dos derrotas en casa (Murcia y Deportivo Alavés).

En estos últimos encuentros el cuadro alicantino ha dado otra sensación. Además, con su último triunfo en Sevilla después de ir perdiendo por 2-0, el Alicante ha recuperado la confianza en las ideas del técnico.

El preparador azulón ha optado por reforzar la zaga viendo que el principal talón de Aquiles del equipo es la gran cantidad de goles que encaja (35 dianas). Para ello sitúa a tres centrales con dos carrileros (que se incorporan esporádicamente), todos arropados por Alan Baró en el pivote y una línea de tres con mucha llegada, Fernando, Ismael y Azkoitia, dejando la punta de lanza para el canterano Pedro.

La alternativa de Peragón es casi siempre un recurso, pues el rápido delantero aparece generalmente en la segunda mitad para aprovechar el cansancio de los rivales.

lo mejor

Desde que regresó José Carlos Granero, el cuadro alicantino ha recuperado el orden defensivo y la seriedad en el centro del campo, con mejoras en la aportación de jugadores como Ismael y Azkoitia. Además, la última victoria les ha dado mucha moral.

lo peor

Aunque defensivamente el equipo ha mejorado en los últimos envites, en ataque a los azulones le sigue costando acertar y es que el peso de la clasificación hace mella en la plantilla. Asimismo, el equipo sigue siendo muy vulnerable a balón parado, donde ha encajado demasiados goles esta temporada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios