Andalucía

Cristóbal Cantos reprocha a la Fiscalía que haya "olvidado" los delitos que denunció en Invercaria

  • El ex director de Formación recurre para que el juez acepte su personación como acusación particular, algo que no considera "incompatible" con su imputación en la pieza de Fumapa.

El ex director de Formación de Invercaria y denunciante del caso Cristóbal Cantos ha recurrido la decisión del juez de rechazar su personación como acusación particular en la investigación, tras haber sido imputado en una de las piezas separadas, la relacionada con las inversiones realizada en la empresa Fumapa, y ha reprochado a la Fiscalía que haya “olvidado” los delitos que denunció tras haber sido despedido “por negarse a colaborar” con la ex presidenta de Invercaria Laura Gómiz en la falsificación de documentación.

En su recurso, Cristóbal Cantos alega que la decisión del juez de no permitir que ejerza de acusación particular es “contraria a derecho y lesiva para sus intereses”, al tiempo que muestra su “disconformidad y sorpresa” porque, según recuerda su defensa, “las presentes actuaciones se incoaron sobre la base de la denuncia interpuesta” por el ex directivo de Invercaria por delitos de malversación, falsedad y coacciones.

Por ello, su representación jurídica entiende que Cantos “sí debe ser considerado como parte perjudicada, dado que, precisamente, por negarse a realizar las irregularidades que le exigían, como lo demuestra el contenido de las grabaciones también aportadas a la causa, fue despedido de manera improcedente”.

El abogado Cantos añade que su condición de perjudicado por los delitos de falsedad y coacciones “resulta meridiana” y además la resolución que negó su personación tiene una “motivación insuficiente”, puesto que se basa “casi en exclusiva en la remisión” a los escritos presentados por la defensa de la ex presidenta de Invercaria y también imputada Laura Gómiz, “precisamente la afectada principalmente por los delitos denunciados”, y por el Ministerio Fiscal.

En su escrito, la representación de Cristóbal Cantos reprocha a la Fiscalía que haya dejado de lado la investigación de los delitos que denunció el ex director de formación y así señala que, “a pesar de que la Fiscalía ha tenido pleno conocimiento de la comisión de los delitos denunciados por Cristóbal Cantos, ha dejado de soslayo cualquier investigación para esclarecer lo acontecido en cuanto a las coacciones y determinar la comisión de tales ilícitos penales desde la incoación de las presentes diligencias, dedicándose en exclusiva a la investigación de otros tipos delictivos, cuales son malversación, blanqueo y falsedad, y si es verdad que respecto a los dos primeros no los incluyó en su denuncia, no lo es menos que la falsedad fue objeto expreso de denuncia por esta parte”, razón por la que considera que procede estimar el recurso y aceptar la personación como perjudicado de Cristóbal Cantos.

El denunciante insiste en que la condición de perjudicado del ex directivo se produce “por su despido al negarse a colaborar” con Laura Gómiz en la elaboración de la “documentación antedatada, con el ilícito propósito de cubrir posibles carencias, deficiencias e irregularidades en la concesión de préstamos participativos y otras formas de inversión en determinadas empresas, entre ellas Fumapa”, a la que se concedieron 300.000 euros, y por la que fue imputado Cantos.

De cualquier forma, Cantos argumenta que “no resulta incompatible” su personación como acusación particular con la inculpación en la pieza de Fumapa, y afirma que los delitos denunciados por él y que dieron origen a las presentes actuaciones “en caso alguno deben quedar en el olvido”.

La Fiscalía Anticorrupción pidió su imputación porque el único departamento que analizó este proyecto de inversión fue el Área de Promoción que entonces dirigía Cristóbal Cantos, y en ese departamento se realizó "un deficiente análisis de la inversión propuesta y siempre de manera fragmentaria y parcial". Según el Ministerio Público, el informe consistió en un ficha informativa "incompleta y de apenas unos párrafos en medio folio" y un documento información. El informe de "medio folio" concluía que las empresas Fumapa y Fumapra mostraban "problemas de liquidez" a corto plazo y que no se disponía de datos que indicasen la operación a realizar, inversión y qué financiación se pedía a Invercaria.

El propio Cristóbal Cantos elaboró un informe, de 19 de mayo de 2008 y "sin formato oficial", en el que se hablaba de la "alta consideración e importancia del proyecto", aunque se advertía de la deficiente situación de liquidez, de fondos propios negativos y de la fuerte dependencia de un solo cliente. El informe concluía igualmente la necesidad de auditar las cuentas de 2007, la diversificación de la cartera de clientes y de un informe sobre la gestión de la empresa, pero ninguno de estos aspectos se realizó y "a pesar de ello se informe de que una vez atendidas estas recomendaciones, la solicitud de Fumapa presentaba un perfil positivo para recomendar la inversión solicitada".

En el recurso presentado ahora por Cantos, su defensa asegura que el informe emitido sobre Fumapa no era positivo y “condiciona que con carácter previo a efectuar cualquier tipo de inversión se acometa precisamente dicha diversificación de cartera, y ello entre otros requisitos con idéntico carácter previo a cumplir por la empresa, consideraciones éstas que, a pesar de advertirse en el informe, fueron ignoradas y desatendidas por el consejo de administración”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios