Nuevo juicio a tres miembros de la Manada

El fiscal mantiene la petición de hasta diez meses a la Manada por robar gafas

  • José Ángel Prenda, Ángel Boza y Antonio Manuel Guerrero reconocen por videoconferencia la sustracción, aunque alegan que habían entrado sólo a mirar las ofertas.

  • El abogado Agustín Martínez lamenta que el Ministerio Público no haya apreciado la atenuante de reparación del daño en Prenda y Ángel Boza a pesar de haber entregado 370 euros por el valor de las gafas.

Comentarios 2

La Fiscalía de Guipúzcoa ha mantenido este martes su petición de condena de diez meses de prisión para los miembros de la Manada José Ángel Prenda y Ángel Boza, y de siete meses al ex guardia civil Antonio Manuel Guerrero, por el hurto de cinco gafas de sol en una óptica de la ciudad vasca. Durante el juicio, los acusados han reconocido los hechos, y la Fiscalía ha mantenido la petición de condena sin apreciar ninguna circunstancia atenuante en Prenda y Boza, a pesar de que ambos han depositado un total de 370 euros para el abono de las gafas sustraídas. Al ex guardia civil sí se le aplica esa rebaja de la pena porque devolvió la gafas.

El juicio ha quedado visto para sentencia en el juzgado de lo Penal número 3 de San Sebastián, donde José Ángel Prenda, el ex guardia civil Antonio Manuel Guerrero y Ángel Boza -que ya fue condenado en noviembre pasado a pagar una multa de 1.080 euros por el robo de unas gafas-, han declarado a través de videoconferencia desde las cárceles en las que cumplen la condena de 15 años por la violación de una joven en los Sanfermines de 2016. 

Al término del juicio, el abogado de la defensa, Agustín Martínez, ha lamentado que el Ministerio Público no haya apreciado la circunstancia atenuante de reparación del daño en el caso de José Ángel Prenda y Ángel Boza, y ha añadido que no fueron cinco sino tres las gafas sustraídas, por lo que ha pedido sólo una condena de una multa de 50 euros para los acusados.

El abogado de la Manada, Agustín Martínez. El abogado de la Manada, Agustín Martínez.

El abogado de la Manada, Agustín Martínez. / EFE

Los hechos tuvieron lugar sobre las 19:15 horas del 5 de julio de 2016, cuando estos tres acusados, actuando de "consuno y guiados de un ánimo de enriquecimiento ilícito” -según el escrito de acusación de la Fiscalía, al que ha tenido acceso este periódico-, accedieron a una óptica ubicada en la calle Hernani de San Sebastián. Los tres miembros de la Manada, valiéndose de la "gran afluencia" de clientes que había en ese momento en el comercio, se apoderaron sin emplear fuerza alguna en las cosas ni violencia en las personas, de cinco gafas de sol de la marca Rayban, valoradas en conjunto en 865,85 euros, añade el fiscal, que ha pedido una condena para los tres por un delito de hurto.

Durante su declaración en la vista oral, los tres han reconocido que entraron en el comercio, porque vieron que "había ofertas" y con la intención de probarse gafas, informa Europa Press. Prenda ha asegurado que como la dependienta "no se dio cuenta", ya que estaba ocupada atendiendo a otros clientes y no le hizo caso al preguntarle por la oferta, cogieron cada uno un par de gafas, las metieron en sus respectivas bolsas y riñonera, y se fueron del comercio sin pagarlas.

Por su parte, Ángel Boza, al igual que los otros dos acusados, ha señalado que no se pusieron "de acuerdo" para ir a robar las gafas, sino que estaban "de turismo" en la ciudad y decidieron entrar a la óptica "a mirar". Guerrero también ha ratificado esta versión, añadiendo que fue "el Prenda el que salió primero con unas gafas sin pagar" y luego él también, si bien posteriormente las devolvió.

La denunciante, la responsable de la óptica en la que se produjo el robo se ha ratificado en su denuncia, y ha asegurado que fueron cinco las gafas sustraídas. Agustín Martínez le ha reprochado que denunciara los hechos 15 días después, algo que la testigo ha justificado señalando que tiene "vida" y que para presentar la denuncia tenía que ausentarse del trabajo. 

La testigo también ha incurrido en una aparente contradicción, al señalar que al visionar los vídeos observó a "cuatro" individuos que sustraen las gafas y un "quinto" fuera del establecimiento, y ha explicado que el seguro le ha abonado el importe de los objetos sustraídos. La defensa ha insistido en este punto en que fueron tres acusados los que se llevaron "tres gafas", según sostiene que se aprecia en el vídeo de seguridad.

Un agente de la Ertzaintza que también ha rendido testimonio ante el juez ha subrayado que, en el visionado del vídeo correspondiente a "una cámara un poco alta", se ve un expositor y "aparecen tres o cuatro varones que se introducen gafas entre sus ropas y pantalones, y desaparecen", yéndose "juntos" del local. "Creo que cada uno cogía un par de gafas, el gesto era de coger", ha relatado.

El juicio se produce cuando los cinco miembros de la Manada continúan en la prisión, en cumplimiento de la condena de 15 años que les impulso el Tribunal Supremo por la violación de una joven de 18 años, hechos que tuvieron lugar dos días después del robo de las gafas. 

En noviembre del año pasado, otro juez de Sevilla condenó a Ángel Boza por sustraer unas gafas en un centro comercial de Sevilla poco después de quedar en libertad provisional -a la espera de la sentencia del Tribunal Supremo-, pero lo absolvió del delito de robo con violencia por el que se enfrentaba a cuatro años de cárcel. 

El juez de refuerzo del juzgado de lo Penal número 10 de Sevilla, José Jesús Maraver Lora, condenó en concreto al joven por sendos delitos leves de hurto y de lesiones al pago de dos multas de 540 euros cada una, así como a indemnizar con 234,32 euros a un vigilante que resultó herido, y lo absolvió del delito de robo con violencia e intimidación por el que la Fiscalía de Sevilla había pedido una condena de cuatro años de prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios