Andalucía

Juanma Moreno alerta de peligros para Andalucía con el nuevo Gobierno de Sánchez

  • El presidente de la Junta recupera el discurso andalucista y llama al PSOE: "La fidelidad al líder puede ser sinónimo de traición a los andaluces"

Juanma Moreno junto a Juan Marín Juanma Moreno junto a Juan Marín

Juanma Moreno junto a Juan Marín / Juan Carlos Vázquez

"¿Estamos mejor que hace un año?", se ha preguntado el presidente de la Junta, Juanma Moreno, al iniciar este martes su comparecencia para analizar el estado de la comunidad. "Creo que hemos mejorado", se ha contestado. "El cambio comienza a funcionar", ha seguido. ¿Y cuáles son estos logros? Estabilidad. Ése es, según el presidente, el principal logro de su Gobierno al año de ser elegido presidente: estabilidad política, gracias al acuerdo del PP con Ciudadanos y Vox; estabilidad presupuestaria, al haber aprobado dos presupuestos autonómicos en 11 meses, y mayor confianza para los inversores.

Pero Moreno ve nubarrones negros por el norte. Ha sostenido que si el Gobierno de Pedro Sánchez "cumple con lo anunciado, el empleo empeorará en Andalucía". El presidente andaluz ha mantenido que sus "recetas", las de PSOE y Unidas Podemos, no serán buenas para España ni, por tanto, para Andalucía. Es decir, que para Moreno la mayor preocupación en la actualidad es el Ejecutivo de Sánchez e Iglesias. El presidente ya ha solicitado una reunión con Sánchez hasta en tres ocasiones, para hablar, entre otros asuntos, de la mejora de la financiación. Y, de momento, no ha obtenido ninguna respuesta a pesar de que hace ya un año que fue elegido por la Cámara.

Según el estudio que realizó la entonces consejera de Hacienda, María Jesús Montero, y que fue avalado por el Parlamento en modo de reivindicación, a Andalucía le faltan 4.000 millones de euros al año para equipar la prestación de servicios públicos. Susana Díaz ha ratificado esta mañana su compromiso con esta demanda.

El discurso de Moreno ha durado más de una hora y media, parte del cual lo ha destinado al ataque al Gobierno central. Moreno también ha anunciado que se opondrá a cualquier trato privilegiado que se le pueda dar a Cataluña y al Paías Vasco. Citando al presidente Rafael Escuredo, ha proclamado que "no queremos ser más que otros. pero tampoco menos". Ha adelantado que recurrirán en los tribunales cada una de estas reformas si se llevasen a cabo. "No somo inmunes a las decisiones que se están adoptando por el Gobierno central", ha indicado, y ha señalado al PSOE al argumentar: "La fidelidad al líder puede ser sinónimo de traición a los andaluces".

Vuelta al andalucismo

La Junta abrirá este 2020 una oficina en Barcelona para "respaldar" la cultura andaluza en esta comunidad, donde uno de cada cuatro habitantes o es andaluz o desciende de emigrantes del sur. Moreno ha recuperado cierto discurso andalucista, con citas a Escuredo, a Manuel Clavero y a su compromiso con el espíritu del 28-F. "Un andalucismo que nace de nuestra forma de ser españoles; cuanto más andaluces seamos, más españoles seremos", ha indicado. 

Cuando ha abordado el estado de la sanidad pública, también ha sido optimista: "No hemos arreglado la sanidad, pero la hemos mejorado". Es decir, que queda. La sanidad se ha convertido en el principal problema del Gobierno del cambio. El presidente ha repetido las cifras que otros miembros de su Gobierno utilizan para argumentar la mejora: el presupuesto de Salud ha aumentado un 12%, hay 4.000 profesionales más contratados, se ha aumentado el tiempo que los médicos de cabecera dedican a sus pacientes y han disminuido las espera. Pero el Gobierno andaluz tiene asumido que ése será su principal reto en los próximos años.  

Este mes de enero se cumple el aniversario del Gobierno del PP y de Ciudadanos. Moreno ha hecho coincidir esta conmemoración con su primera comparecencia general. Un estudio de la banca J.P. Morgan indicaba esta misma semana que las únicas comunidades donde ha aumentado la confianza para los inversores son Aragón y Andalucía. Cataluña y Madrid son las peores.

Moreno ha desgranado en su discurso unos cuantos datos que avalan el buen momento de la economía andaluza, si bien el hecho diferencial, el del desempleo, se mantiene. El último dato de paro, del cierre de 2019, indica que éste ha bajado por debajo del 21%, sigue siendo muy alto. A diferencia de ello, la inversión extranjera productiva ha aumentado un 61% en la comunidad, mientras que en el resto de España ha bajado en esa misma proporción. El crecimiento del PIB también avala este momento, un 2,2% en el tercer trimestre de 2019, dos décimas más que la media española.

A ello ha contribuido la estabilidad pero también el buen momento de algunos sectores clave, como el turismo, que ha fulminado el año pasado todo tipo de récords.

Buena parte del discurso de Juanma Moreno en esta comparecencia ha tenido la consabida fórmula del popurrí de consejerías, en la que el presidente de la Junta pasa revista a lo que han hecho, o harán, cada una de sus consejerías. La mayor parte de los anuncios ya se habían publicitado por cada uno de los titulares. En los próximos meses, el Gobierno andaluz debe enviar a la Cámara una nueva ley del suelo, otra de simplificación de trámites administrativos y otra atención temprana. También habrá una ley para dar cabida a las organizaciones de autónomas en aquellos trámites donde ya comparecen los sindicatos y la confederación de empresarios. Sí es nueva otra ley de la función pública, que reformulará el cargo del directivo en la administración. 

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios