Andalucía

Jubilaciones de lujo en la Diputación de Málaga

  • Elías Bendodo (PP) ha fichado a una decena de cargos de confianza, algunos 'rescatados' del Ayuntamiento malagueño tras salir por polémicas

Un mes antes de las últimas elecciones generales, el ahora presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en una recepción en La Alcazaba de Málaga le espetó a un grupo de periodistas: "¿Sabéis cuantos cargos de confianza tenía yo como presidente de la Diputación de Pontevedra?". Los dedos de la mano sólo le hicieron falta para representar un simple 0. Si esa misma pregunta se le hiciera hoy al presidente de la Diputación de Málaga, Elías Bendodo (PP), necesitaría los dedos de las manos y los pies, y coger prestados los de algunos de sus vicepresidentes.

La cifra está en constante crecimiento -quedan puestos sin cubrir, advierte Bendodo- y la relación de muchos de sus fichajes con el Ayuntamiento de la capital es más que evidente; todo ello con el objetivo del presidente de rodearse "de los mejores profesionales". Desde fuera, parece un intercambio de cromos entre las dos administraciones públicas en forma de asesores o directores de área.

Desde que Bendodo asumiera la presidencia de la Diputación en 2011 han pasado por la institución provincial casi una decena de cargos de confianza que de un modo u otro habían tenido una vinculación anterior con el Consistorio malagueño, algunos con escándalo público incluido por su gestión.

El que fuera director del Festival de Cine Español de Málaga hasta 2008 -certamen vinculado al Ayuntamiento-, Salomón Castiel, fue de los primeros fichajes de Bendodo. Su llegada estuvo marcada por la polémica, no sólo por los 90.000 euros anuales que recibiría como cargo de confianza al frente de Cultura, sino también por continuar ejerciendo como asesor de la Mostra de Valencia, a la que había estado vinculado desde 2009. En ese tiempo también salieron a la luz una serie de problemas económicos del certamen de cine malagueño, que coincidían con su periodo en la dirección y que los nuevos gestores ya habían solventado. En 2013, sus retribuciones se rebajaron a algo menos de 60.000 euros, cuando pasó a ser director de La Térmica, momento en el que se le permitió compatibilizar su puesto en la Diputación con otras actividades privadas.

El conocido ex árbitro de fútbol Antonio Jesús López Nieto era hasta 2011 el gerente de la empresa dependiente del Ayuntamiento Málaga Deporte y Eventos. El presidente de la Diputación lo nombró entonces personal eventual de la institución por 65.000 euros anuales y le asignó el área de Deportes. Todo ello hasta 2013, cuando lo destinó a la atención de los alcaldes de la provincia en la que llamó la Oficina de los Alcaldes, que se encarga de gestionar las ayudas y subvenciones de los municipios.

Juan Ramón Casero, ex concejal de Urbanismo en la capital, ejerce por el momento como director de Urbanismo en la Diputación por 57.000 euros anuales, los mismos que seguirá cobrando cuando antes de que finalice el año pase a asumir la gerencia del Consorcio Provincial de Aguas, un cambio con el que además consigue eludir su jubilación -ya que en este último organismo la legislación no contempla la equiparación de los altos cargos a los empleados públicos, para los que la edad máxima de jubilación se marca en los 70 años-. Su llegada a la Diputación se produjo después de que se quedara fuera de las listas del Partido Popular para la capital en las pasadas elecciones municipales.

Manuel Marmolejo, concejal del Distrito Bailén-Miraflores en el Ayuntamiento de Málaga hasta 2009, salió por la puerta de atrás de la Casona (como se conoce popularmente al Ayuntamiento) después de hacerse público que había adjudicado casi una veintena de contratos menores a la empresa de su cuñado. El 2 de diciembre Marmolejo presentó su dimisión como edil y el día 16 del mismo mes el Partido Popular cursó su entrada en la Diputación como asesor del partido. Hasta 2011 los populares no se hicieron con el gobierno de la institución provincial, pero cada uno de los partidos representados en la Diputación tiene asignados varios asesores con cargo al organismo provincial. Con el PP ya en el equipo de gobierno, Marmolejo pasó de asesorar al partido a la Gerencia del Consorcio Provincial de Bomberos, en el que también participa la Diputación.

Teresa López agotó su último mandato en el Ayuntamiento después de que en 2010 se destapara que como concejal delegada del Distrito Este había concedido subvenciones a una asociación en la que ella era presidenta. La cercanía de las elecciones municipales evitó en parte su salida del Consistorio, pero ya no fue incluida para el siguiente mandato. Su salida fue la Diputación, donde fue a designada en 2011 asesora de la Vicepresidencia Primera, un cargo por el que recibió 31.000 euros al año. En 2013 pasó a cobrar 37.000 euros anuales y dejó la Vicepresidencia para hacerse cargo del Parque Móvil y Servicios Generales.

Para el Patronato de Turismo Costa del Sol, una entidad sin ánimo de lucro dependiente de la Diputación al 90%, Bendodo fichó en 2011 al que hasta entonces había sido el director general de Turismo del Ayuntamiento de Málaga, Arturo Bernal.

Jefe de departamento de Urbanismo en el Ayuntamiento de la capital, Manuel Esteban Cabrera es desde 2011 el director general de Economía y Hacienda de la Diputación. Sus retribuciones ascienden a los 76.000 euros anuales, a lo que hay que añadir los 376 euros mensuales que recibe por los trienios como funcionario del Consistorio.

A parte, también le fue concedida la compatibilidad por la que se le autoriza a compaginar su puesto con el de profesor de la Universidad de Málaga.

Entre los últimos fichajes de personal eventual del Ayuntamiento, está el de la que fuera directora del Distrito Puerto de la Torre Mercedes González. Tras verse forzada a dimitir por dar positivo en un control de alcoholemia, hicieron falta sólo 18 días para que Bendodo saliera al rescate y se la llevara a la Diputación donde ejerce de asesora del Partido Popular, por 41.000 euros al año. Andrés Gutiérrez Istria ha sido el último cargo de confianza que la Diputación ha incluido en su equipo; asume la Dirección del área de Fomento y Atención al Municipio y cobrará 59.000 euros al año. Gutiérrez Istria estuvo vinculado al Consistorio durante diez años, los últimos, hasta su dimisión en 2005, como gerente de Urbanismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios