La Junta analizará los componentes del cigarrillo electrónico y su prescripción

Salud estudia la prohibición de este soporte en la función pública, tras colegios y centros sanitarios

Efe Sevilla

11 de enero 2014 - 05:04

La Consejería de Salud y el Laboratorio Agroalimentario de la Consejería de Agricultura en Sevilla analizarán el contenido de los cigarrillos electrónicos, mientras que la inspección de salud garantizará que no se ofrecen como terapia antitabaco ni con efectos beneficiosos para la salud. Prohibido desde primeros de este año por la Junta en los ámbitos sanitario, educativo y de servicios sociales -una prohibición que ahora trata de extenderse a todo el ámbito de la función pública andaluza-, el empleo de esos cigarrillos electrónicos o vaporizadores se ha expandido a gran velocidad, según señaló la consejera andaluza de Salud, María José Sánchez.

También está prohibida su utilización en cualquier centro que acoja actividades con menores, según Sánchez, quien se mostró conforme con que la regulación del cigarrillo electrónico sea estatal y aseguró el apoyo de su departamento al Ministerio de Salud en este asunto.

El estudio se halla ahora en la fase de toma de muestras y el citado laboratorio analizará un máximo de 20 muestras a la semana y también comprende el análisis del etiquetado para evitar cualquier publicidad de que se trata de una ayuda para dejar de fumar o que su uso tiene efectos beneficiosos para la salud. Los análisis pretenden comprobar, entre otras cosas, la existencia de posibles sustancias no declaradas y su impacto sobre la salud de las personas.

La toma de muestras se efectuará de manera aleatoria en establecimientos donde se venden estos productos, como estancos, centros comerciales, tiendas especializadas, comercios mayoristas y minoristas.

A los centros sanitarios y sociales que no son de titularidad de la Junta también se les ha enviado una recomendación para incorporar esta instrucción a las normas de funcionamiento de sus respectivas instalaciones.

Lo último