Jaén

La Policía Nacional descarta que el niño localizado en Motril sea Jesús Cristo

Comisaría de la Policía Nacional en Úbeda.

Comisaría de la Policía Nacional en Úbeda.

La Policía Nacional confirma que el menor localizado en Motril, fugado de un centro de menores de la Junta de Andalucía en Úbeda, no es Jesús Cristo R. M., desaparecido el 14 de febrero de 2022, como en un primer momento publicó este diario, sino otro menor también fugado del centro ubetense el pasado 12 de febrero de 2024. Esta Redacción confirmó con fuentes oficiales el dato de la fecha de desaparición que, posteriormente, fue matizado a lo largo de la jornada.  

Por lo tanto la búsqueda de Jesús Cristo R. M., aún está activa por la Policía Nacional. Tenía 13 años y se le había retirado la custodia a los padres los Servicios Sociales mediante resolución judicial. El niño estaba en paradero desconocido desde febrero de 2022 cuando huyó de dicho centro. La última vez que se le vio fue a la salida del Colegio Santo Domingo Savio (Salesianos), por lo que llevaba el uniforme escolar y también un abrigo rojo. 

La desaparición aclarada ahora por los agentes adscritos al Grupo de Policía Judicial de la Comisaría Local de Úbeda corresponde al menor que se fugó este pasado mes y que concluye con la detención por parte de los agentes de la Unidad de Familias y Atención a la Mujer (Ufam) de Motril de la madre en dicho municipio, como presunta autora de un delito de sustracción de menores al tenerlo escondido en su vivienda, según se detalla en una nota de prensa de la Policía Nacional de Jaén. 

Desde un primer momento, el carácter poco conflictivo del menor hizo pensar a los agentes de que alguien desde el exterior le habría instigado a fugarse, por lo que los agentes sospecharon de su madre a pesar de su actitud colaboradora. Finalmente, tras más de dos años de investigación, comprobaron como ésta habría estado aportando pistas falsas sobre el paradero de su hijo para que no fuese localizado. Las pesquisas llevaron los agentes al municipio de Motril, lugar donde detuvieron a la madre del menor como presunta autora de un delito de sustracción de menores.

Los agentes tuvieron conocimiento a raíz de la denuncia de un centro de menores. En ella se relataba que el joven se encontraba ingresado en régimen abierto teniendo permitidas las salidas y que ese día más exactamente, salió del centro por la mañana teniendo que regresar a las 20:00 horas, sin embargo, este no regresó y tampoco constataban llamadas ni mensajes, desconociendo su paradero

Investigación en torno a su círculo más cercano

Los agentes adscritos la Ufam de la Úbeda cogieron las riendas de la investigación, decantándose desde un primer momento por indagar y analizar el círculo más allegado del menor. Lo primero era averiguar si el menor en alguna ocasión habría manifestado su intención de fugarse del centro, por lo que los agentes se entrevistaron con los compañeros y educadores del centro.

Las primeros resultados arrojaron información relacionada de que el niño era poco conflictivo y amigable, hecho que hizo que cogiera peso la idea de que el menor no habría podido planificar solo su fuga, si no que alguien desde el exterior del centro le había instigado a fugarse.

En cuanto a la familia, si bien la madre se mostró colaboradora desde un primer momento para dar con el paradero de su hijo, las informaciones que obtenían los investigadores no hacían más que poner en duda la versión que esta daba, teniendo serias sospechas de que el menor se encontrase con ella.

Una fuga con probabilidad de haber sido planificada con ayuda desde el exterior

Con estos indicios los agentes valoraron que la desaparición del menor pudiera ser voluntaria y comenzaron a hacer gestiones para reconocer a su entorno más cercano por si pudiera haber colaborado en una posible fuga del centro de menores donde se encontraba hospedado.

Aunque las informaciones que aportaba la madre desviaban la posibilidad de que el menor tuviera algún tipo de relación con la familia, que se pudiera encontrar con algún amigo en otros municipios de la provincia,  las pesquisas que llevaban a cabo los agentes acotaron a la familia más cercana como la principal sospechosa de la fuga del menor. La principal hipótesis era de que la madre le estaría dando cobijo y que además, dos hermanas del menor habrían colaborando en su fuga y estarían ocultando el paradero actual

Detención de la madre con la colaboración de agentes de la Ufam de Motril 

Tras una larga investigación donde en reiteradas ocasiones los agentes tuvieron que comprobar las informaciones facilitadas por la madre, que ubicaba a su hijo en diferentes municipios de la provincia, finalmente, los investigadores determinaron que la madre del menor habría sido parte fundamental en la fuga de su hijo del centro de menores, trasladando al menor desde el centro, donde tiene su residencia habitual hasta su vivienda ubicada en Motril.

Además de lo anterior, también se confirmó que aun teniendo numerosas ocasiones para colaborar con los agentes para localizar a su hijo, obstaculizó la investigación aportando pistas falsas acerca de su ubicación y perjudicando a su hijo privándole de la escolarización obligatoria.

Con toda la información recabada, los agentes de Úbeda solicitaron colaboración a los compañeros de Motril, quienes de manera inmediata se dirigieron a la vivienda de la madre, procediendo a la detención de la misma como presunta autora de un delito de sustracción de menores y desplazándose hasta otro municipio granadino donde la madre tenía oculto al menor, trasladándolo a un centro de menores de la capital tras informar a la Fiscalía de Menores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios