Elecciones andaluzas PP y PSOE pierden un cuarto de sus subvenciones electorales tras el batacazo del 2-D

  • Ciudadanos, que en 2015 recibió 253.000 euros, opta a un total de 2,3 millones, mientras que Vox se estrena con estas ayudas públicas

Parlamento de Andalucía Parlamento de Andalucía

Parlamento de Andalucía / Pepo Herrera, EFE

El pasado jueves se constituyó el Parlamento de la XI Legislatura andaluza y en la iglesia del antiguo Hospital de las Cinco Llagas se sentaron 33 diputados socialistas y 26 populares. Los dos partidos que se han repartido el poder en España desde 1982 sólo ocuparon 59 escaños, cuando hace una década sumaban 103.

La crisis del bipartidismo en Andalucía se nota en los escaños y en los votos, pero también en las subvenciones para cubrir los gastos electorales que reciben PSOE y PP, que tras estos comicios verán cómo pierden un cuarto de sus ingresos en este concepto respecto a la cantidad que obtuvieron en 2015.

El PSOE se dejó 400.000 votos y 14 escaños en las elecciones del pasado 2 de diciembre. La principal consecuencia de esta debacle es que los socialistas perderán el gobierno de la Junta después de 36 años ininterrumpidos al frente de la región, pero también tendrán que apretarse el cinturón tras el batacazo en las urnas.

El PSOE, menos dinero que presupuesto para el 2-D

La subvención que la Administración autonómica concede a cada partido para sufragar sus gastos electorales depende de su resultado en los comicios y la previsión más optimista del PSOE les permitiría obtener 3.365.438 euros. Puede ser menos, porque los partidos deben justificar todos los gastos realizados en campaña, pero el máximo está muy lejos de los 4.430.408 euros que recibió en 2015.

La sangría de votos se traduce en un descenso de los ingresos por subvenciones electorales del 24% para los socialistas, que ya pidieron un adelanto del 30% del dinero recibido tras las pasadas elecciones, una cantidad que supera los 1,3 millones de euros. Todos los partidos con representación parlamentaria pueden pedir este adelanto.

Según revelaron los socialistas a la web Newtral, su campaña tenía un presupuesto de 4,4 millones, es decir, similar a la que organizaron en 2015 y que pudieron sufragar al completo con las subvenciones que les concedió la Administración. Los socialistas tendrán que hacer frente con fondos propios a los gastos de la campaña que ha desembocado en su victoria más amarga.

El PP, el segundo más perjudicado

El PP tendrá menos problemas, toda vez que su campaña, según desvelaron los populares, fue más austera que la socialista. Según el mencionado portal, el presupuesto del partido de Juanma Moreno para los 15 días previos al 2-D se quedó en 2,54 millones de euros.

El saldo es positivo, si se tiene en cuenta que podrán recibir un máximo de 2.765.408 euros, siempre que justifiquen los gastos. Pese a todo, el PP se ha dejado por el camino algo más de 420.000 euros respecto a los anteriores comicios, un 13%, después de perder siete escaños y 300.000 votos.

Ciudadanos, Adelante Andalucía y Vox son los grandes ganadores en el reparto de subvenciones, pese a que la confluencia también perdió votos y escaños respecto a la suma de Podemos e IU hace tres años y medio.

Los naranjas son quienes más se benefician después de lograr 21 diputados en el Parlamento y quedarse cerca de duplicar el número de apoyos. Juan Marín y los suyos, que presupuestaron 2,4 millones de euros en campaña, podrán sufragarla casi al completo con el dinero que reciban de la Administración.

Ciudadanos puede obtener hasta 2.300.220 euros. La cantidad multiplica por diez lo que recogió en 2015 –253.583 euros– después de que justificase sólo esos gastos, pese a tener derecho a una subvención de hasta 1.247.471 euros.

Lo mismo le ocurrió a Podemos, que podía solicitar ayudas de 1.852.542 euros y sólo registró en 2015 una petición de 399.503 euros. Esta circunstancia permitirá a los morados ver aumentadas sus subvenciones tras el 2 de diciembre, si son capaces de justificar los gastos que les permitan cubrir la campaña más austera de los pasados comicios, presupuestada en 1,4 millones de euros.

Según la orden de la Consejería de Hacienda, Adelante Andalucía, la coalición liderada por Podemos e IU, podrá recibir hasta 2.143.821 euros para pagar sus gastos electorales.

IU recibió más de un millon en 2015

La diferencia respecto a las subvenciones que recibió el partido de Teresa Rodríguez en su primera comparecencia en Andalucía es abismal, pero hay que tener en cuenta que IU recibió 1.043.596 millones de euros tras los comicios de 2015. Pese a dejarse tres escaños por el camino y 270.000 votos.

Vox partía de cero, pues hizo campaña y se presentó a los anteriores comicios autonómicos, pero no logró ningún escaño. Según la Ley Electoral de Andalucía, sin diputados en el Parlamento no se pueden recibir subvenciones electorales.

Los 12 escaños que ocupará Vox en la Cámara les dan derecho a un máximo de 1.650.358 euros, pero aseguran que su campaña sólo costó 150.000 euros y, por lo tanto, sólo podrán justificar esos gastos y recibir una cantidad similar en subvenciones.

La subvención anual por grupo parlamentario

El partido de Santiago Abascal se estrena como perceptor de ayudas públicas al entrar en las instituciones. Pero también debutan en el reparto de fondos estatales para afrontar los gastos de su futuro grupo parlamentario en la Cámara andaluza. Son los propios partidos los que reparten la asignación anual que figura en cada Presupuesto autonómico.

En el último acuerdo, alcanzado el pasado enero en la Mesa del Parlamento, los grupos recibieron en total 10,5 millones de euros. En el futuro reparto, un partido que quiere cerrar el Parlamento andaluz recibirá de sus arcas una cantidad que rondará el millón de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios