Andalucía

"Tengo más confianza en España que en el PSOE y el PP juntos"

  • Bono expuso su esperanza en el futuro del país como forma de superar los "estados interiores"

La defensa de un "proyecto nacional por encima de proyectos estatales" fue otro de los ejes de la intervención del presidente del Congreso de los Diputados en el Foro de Almería. Tras un primer repaso hacia quienes "sustituyen el término España por país o a aquellos que se equivocan en sostener que la modernidad es hablar de Estado español", definió una nación como una mezcla de "sentimientos, sobre todo el convencimiento de que juntos podremos más que por separado". Bono quiso matizar que "siendo más de los míos, pero de los míos míos, me interesa más España que las 17 comunidades autónomas, ya que pienso que España es más que la suma de esas comunidades autónomas" que se trata de "una manifestación clara de una voluntad de vivir juntos, ya que los que se separan pierden más que los que se unen".

A su juicio, "las fronteras interiores crean nuevos estados que son una imitación del primero, de la nación; la identidad, que tienen algunos y que es comprensible y enriquecedora cuando la defienden, es menos importante que la solidaridad".

Para ello, recurre a su propia experiencia personal, dejando claro, eso sí, que "nosotros estamos mejor que cuando no teníamos autonomía". No obstante, el caso de Castilla La Mancha fue el de una autonomía "que no queríamos, que se decidió en una noche entre Alfonso Guerra y Fernando Abril Martorell. Luego vino Clavero Arévalo, un extraordinario político andaluz, y propuso el café para todos como una forma de calmar al Ejército, una fórmula que tuvo sus ventajas y sus servidumbres".

Se trataría entonces de superar los nacionalismos ("con los que me llevo muy bien, ya que saben que no les voy a quitar votos") para cuajar un discurso político "tranquilo y moderado" al mismo tiempo que con la firmeza de quien expresa sus convicciones "lo mismo en Almería, que en Barcelona, Bilbao o San Sebastián".

La de Bono es una idea de una España que "esté orgullosa de sí misma", que se siente "hasta en el tuétano", la de un proyecto con el que encarar las dificultades, conscientes de que "juntos nos va a ser más fácil que separados" con la política como arma principal: "No conozco ni un tirano que no haya dicho alguna vez que no es político". "Soy un mal jugador de cartas, se me nota cómo estoy y me encuentro satisfecho, sin necesidad de poner paños calientes, sino de ser conscientes de que tenemos más necesidades que medios y a eso es a lo que debemos dar respuesta".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios