Andalucía

La familia Ortiz comienza a perder la esperanza tras dos días de rastreo

  • La maquinaria pesada trabaja durante nueve horas en la zona colindante a la vivienda de la finca sin arrojar ningún resultado · Un grupo de expertos realizarán hoy nuevas pruebas en el móvil de Bretón.

Las esperanzas vuelven a desvanecerse en la familia materna de los niños desaparecidos desde hace ocho meses en Córdoba tras dos días de búsqueda infructuosa. Y es que después de que la madre de los pequeños, Ruth Ortiz, visitara el pasado lunes la finca de Las Quemadillas para detectar anomalías y el trabajo intensivo ayer de la maquinaria pesada en el entorno que rodea a la vivienda, aún no se ha encontrado ninguna pista que conduzca hasta el paradero de Ruth y José.

La letrada de la madre de los niños, María del Reposo Carrero, volvió ayer a Huelva después de acudir por la mañana a la parcela, donde permaneció unos escasos 15 minutos. De una manera muy escueta, la abogada manifestó antes de entrar en la finca que las diligencias que se están llevando a cabo "están encaminadas a que si los niños estuvieran allí, se encuentren". No obstante, hasta el momento ninguno de los movimientos efectuados por el equipo encargado de la investigación ha dado ningún fruto. Carrero manifestó además que estos días de rastreo están siendo "difíciles" para Ruth Ortiz, quien el pasado lunes participó de forma activa en la búsqueda. Junto al juez instructor del caso, José Luis Rodríguez Lainz, la madre de los menores recorrió todas las dependencias de la casa y parte de sus alrededores, llegando a detectar tres anomalías. Pero ninguno de los puntos marcados por Ruth, después de ser examinados por los agentes, arrojaron luz al caso.

La segunda jornada de búsqueda comenzó ayer sobre las 09:00 después de que llegase a la finca una maquina excavadora y varios camiones. A esa misma hora también accedieron a la parcela los agentes de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV), miembros del Grupo Operativo de Intervenciones Técnicas de Policía - especializado en detectar zulos, entre otras materias-, técnicos de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Agrónomos y de Montes de la Universidad de Córdoba, y operarios del Ayuntamiento de Córdoba. En esta nueva jornada estuvo presente un día más el padre de los niños, José Bretón, que fue trasladado por un furgón policial desde el centro penitenciario de Alcolea hasta la finca para presenciar el rastreo. Su abogado, José María Sánchez de Puerta, aseguró poco después que su cliente, procesado por dos presuntos delitos de detención ilegal y de simulación de delito, se encontraba "bien".

Durante unas nueve horas, la maquinaria removió parte del terreno la finca, de unos 10.000 metros cuadrados. En concreto, durante toda la mañana y parte de la tarde, la excavadora extrajo una gran cantidad de tierra de una zona próxima a la vivienda, donde el pasado lunes Ruth encontró anomalías, e incluso se arrancaron de algunos árboles junto con sus raíces. Mientras tanto, en el interior de la vivienda los agentes volvieron a inspeccionar todas las dependencias con cámaras térmicas para detectar, tal y como apunta el juez en su último auto, un posible habitáculo en el que Bretón pudiera haber escondido a sus hijos. El pasado lunes ya se hicieron varias prospecciones en las paredes y se levantaron azulejos en los puntos en los que la madre de los niños advirtió cambios. Pero todos estos trabajos han sido hasta el momento completamente nulos para la investigación.

El rastreo de la finca continuará hoy a partir de las 09:00. Al mismo tiempo, está prevista la llegada a lo largo de la mañana de un grupo de peritos especializados en nuevas tecnologías, que viajarán desde Madrid, para examinar minuciosamente el teléfono móvil de José Bretón. El objetivo es determinar los puntos exactos en los que el padre de los menores estuvo el pasado 8 de octubre, día en el que se produjo de la desaparición, gracias a una aplicación del móvil que capta los puntos exactos desde donde realizó todas las llamadas. Rodríguez Lainz señala en el auto de procesamiento que Bretón estuvo ilocalizable durante las 14:00 hasta las 17:30 de aquella jornada, por lo que señala que hubo que ser durante este tramo de tiempo cuando supuestamente hizo desaparecer a los menores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios