Andalucía

Los moteros también exigen que Ruth y José vuelvan a casa

  • Un centenar de moteros participa en la marcha a Córdoba organiozada por El Motoclub The Police Bikers · La concentración acaba en la prisión de Alcolea.

Un centenar de moteros partieron en la mañana de ayer desde las carpas de la avenida de Andalucía hacia Córdoba. La inequívoca estética de los de las dos ruedas se fundió, en solidaridad, con el dolor y la esperanza de Ruth Ortiz, sus familiares y amigos.

La iniciativa surgió del Motoclub The Police Bikers, al que se sumaron otras entidades de la gran familia motera porque, debajo de esa dura apariencia de hombres y mujeres de negro, se encuentra gente solidaria que partió a las 09:00 hacia la prisión de Córdoba, donde se encuentra José Bretón, el padre de los pequeños desaparecidos, Ruth y José.

A la altura de la Delegación Provincial de Empleo, se congregaron los moteros. Para despedirlos se dio cita un buen número de familiares, amigos y compañeros de trabajo de Ruth Ortiz, quien también quiso desearles buen viaje y agradecerles la iniciativa.

Motos y ocupantes se dotaron de carteles que rezaban la inscripción Nuestra meta: Encontrarlos, además de lazos y cintas verdes. Manuel Luque, de The Police Bikers, explicó que "nuestro club partió de gente que ha sido o es policía local que nos concentramos desde hace años. Hemos organizado esta iniciativa a la que se han sumado más moteros de Huelva".

Antonio Abrio es otro amante de las motos que quiso mostrar su solidaridad con Ruth Ortiz. Pertenece al Club Caballos de Acero de La Antilla que, como otros de este mundo de las dos ruedas, destaca por su buen corazón: "No hemos podido venir todos los del club porque este día celebramos también una comida solidaria en favor de un niño que está enfermo".

Luque indicó que el punto de partida sería Huelva. A partir de la capital más moteros irían sumándose: "En La Palma nos espera gente que viene de la Sierra. Las siguientes paradas serán Carmona y Écija (Sevilla) y La Carlota (Córdoba). El destino final, la prisión de Alcolea de la capital cordobesa donde los moteros realizaron una pitada para reclamar la vuelta a casa de los niños.

Pasadas en algo las 09:00, las motos tomaron hacia la fuente de los Bomberos para tomar posteriormente la avenida de Andalucía sentido Sevilla. Con ellos, dos agentes de la Guardia Civil de Tráfico que los acompañaron durante todo el viaje. Así se cumplió el deseo de este colectivo de contribuir en que los pequeños aparezcan lo antes posible. La concentración estaba prevista para el 14 de abril pero tuvo que ser suspendida por las adversas condiciones meteorológicas.

En la capital se quedó la madre de los pequeños, que mañana estará en la finca de Las Quemadillas (Córdoba) en el nuevo registro que se realizará.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios