Andaluzas 22M

Moreno pide el voto para lograr un "cambio histórico en Andalucía"

  • Rajoy afirma en el cierre de campaña que "la única alternativa a 33 años de socialismo" es el PP y llama a los suyos a movilizarse.

"¡Vamos, vamos, vamos!". Con la voz ya rota finalizaba Juanma Moreno el mitin de cierre de campaña en el que el PP reunió anoche a unas 3.000 personas en el Palacio de Congresos de Sevilla en el último empujón para "conseguir un cambio histórico en Andalucía". Esa es la idea fuerza, el leitmotiv y el argumento principal en el que los populares se han empleado firmemente durante estos quince días. Cambio, cambio y cambio. Porque ya es hora, porque van 33 años de socialismo y es el momento de buscar algo nuevo. A partir de ahí, el desarrollo del acto.

El Partido Popular llegó a su cierre de campaña con los biorritmos altos, con la sensación de que estos quince días han servido para movilizar a los suyos y dar a conocer a un candidato que indudablemente se ha hecho un nombre en el panorama político andaluz. Y si el éxito de la campaña ha de medirse por los decibelios que se generaban en el interior del patio de butacas desde luego la cosa va a estar peleada. Juan Ignacio Zoido hizo de afónico telonero jaleador. No intenten hablar hoy con él porque bajo del escenario mudo. Juan Bueno, número uno por Sevilla, le siguió y avanzó la línea argumental: el debate. La humildad, la educación y la honradez de Moreno frente a la arrogancia y la soberbia de Susana Díaz. El cambio y el modelo de Susana Díaz.

María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy se emplearon con dureza contra la candidata del PSOE. Casi más que su candidato. Era su papel y lo ejercieron a la perfección. La secretaria general de los populares abrió el fuego para denunciar que Susana Díaz critica a los ministros y al presidente del Gobierno cuando vienen a Andalucía en campaña, pero no lo hace cuando el Gobierno "ha dicho que hacía falta dinero para médicos, colegios o medicinas. Ahí no se ha quejado de que venga el Gobierno", afirmó. Mariano Rajoy fue más allá para reiterar el mensaje de que Susana Díaz ha adelantado las elecciones a su antojo y que no tiene la mirada puesta en Andalucía. "Para algunos primero están las primarias socialistas y luego las andaluzas secundarias", destacó ante un público enardecido. "Hay alguien con la maleta en la puerta para no ir a ninguna parte", zanjó. Juanma Moreno insistió en la idea y ligó la primavera a lo que está por venir en Andalucía, una transformación que va a hacer que se pase "de la soberbia a la humildad".

La campaña ha sido ilustrativa y ha servido para contrastar que frente al talante, la capacidad y el modo de ganar debates de Juanma Moreno se ha conocido "quien no sabe, quien no tiene talante, quien no sabe tratar a la gente", señaló Rajoy en referencia, aunque sin citar, a Díaz.

La candidata socialista representa para el Partido Popular lo peor de 33 años de gobierno y es la heredera de Manuel Chaves y José Antonio Griñán. Los dos ex presidentes solo estuvieron en los discursos por alusiones. Llamó la atención que no hubo alegatos contra la corrupción. Se da por descontado entre los populares que el votante está harto de hablar de lo mismo.

Las tres décadas de PSOE han servido para que se establezca en Andalucía "el lema o estás conmigo o estás contra mi", adujo Cospedal, quien criticó que la campaña socialista basada en la modernización de Andalucía debería pasar por "modernizar al PSOE para que deje el Gobierno". En esta línea, Moreno lamentó que no entiende "cómo una tierra que podría ser motor económico de España y Europa no lo sea", algo que consideró que solo se explica por "el PSOE y sus 33 años". El colofón de este argumento lo estableció el propio candidato al poner como ejemplo que "mi mujer no ha conocido otro Gobierno que el socialista".

Uno de los peligros que afronta el PP el domingo es la irrupción de nuevas formaciones políticas que puedan restarle votos en lar urnas. Ante esta posibilidad, Mariano Rajoy, alertó de que "si no queréis cambiar votad al PSOE, IU, Podemos o Ciudadanos" que están compitiendo "por ser muleta" entre sí. El presidente del Gobierno denunció que las nuevas formaciones no ofrecen ni "experiencia", ni "garantía de gobierno". "Son bisagras -continuó-, que solo sirven para cerrar las puertas al cambio".

Y ante este panorama de paro, resignación y falta de expectativas, Mariano Rajoy fue rotundo al afirmar que "si queréis cambiar Andalucía la opción es Juanma Moreno" y alabó la campaña realizada por los suyos, de la que dijo sentirse orgulloso.

El candidato popular, por su parte, hizo girar su intervención en la llamada a la "rebelión" que ha mantenido en estos quince días y en la lucha contra la "resignación". "Hemos pasado un largo camino, realizado una campaña serena, con propuestas y en positivo", destacó y añadió que "esa actitud dará sus frutos el próximo domingo".

Juanma Moreno reclamó a los suyos que se movilicen hoy y mañana para convencer a los indecisos, con visitas a la familia, a los amigos o a través del activismo en las redes sociales. El candidato apeló a que mañana los votantes se acuerden de sus "hijos y nietos" y clamó que "somos los únicos dueños de Andalucía, nadie nos puede quitar el futuro de Andalucía".

El último mensaje a los votantes antes de la medianoche fue nítido: "Vamos hacia adelante, vamos a por el cambio, a hacer historia, a conquistar nuestro futuro; podemos, queremos y lo vamos a conseguir", concluyó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios