cómics

A las puertas del infierno

'Thor. 'Thor.

'Thor.

El sexto tomo en cartoné de El poderoso Thor en la colección Marvel Gold contiene los números 210 a 241 de la serie The Mighty Thor, y enlaza con los volúmenes en rústica publicados hace unos años (¡Si Asgard pereciera...! era el título del primero de ellos). De este modo, Panini ha reeditado casi la totalidad de los episodios del dios del trueno hasta el número 300, a falta solo de sus primerísimos tebeos, que verán la luz el próximo enero, en el postergado primer tomo con el comienzo de la saga. De este largo periodo inaugural, destaca sobremanera la maravillosa etapa de Stan Lee y Jack Kirby (esto es, los tomos 2 a 4: En mis manos... ¡Este martillo!, Campo de batalla: la Tierra, Y ahora... ¡Galactus!), uno de los hitos de la creación del universo Marvel, tan rica conceptualmente como poderosa en lo visual, con un Kirby en verdadero estado de gracia.

Menos sublime, pero también digno de mención, es el trabajo de guionistas como Len Wein y Roy Thomas, embellecido por los lápices de John Buscema o Keith Pollard y las tintas de Joe Sinnott, Tony de Zúñiga o Chic Stone, que le dieron a algunas fases del conjunto una solidez notable.

¡La batalla a las puertas del infierno!, que es como se llama el presente volumen, cubre los años 1973 a 1975 y cuenta con la excelencia artística del mayor de los hermanos Buscema, acompañado por otros habituales del periodo como su hermano Sal o el inevitable Rich Buckler, en tanto los guiones son, en su mayoría, obra de Gerry Conway, el jovencito que sustituyó a Stan Lee en The Amazing Spider-Man y tuvo la ocurrencia de matar a Gwen Stacy. En las distintas aventuras del presente volumen, Thor se une a Hércules para combatir la amenaza de Plutón y Ares, asoman seres cósmicos como Ego, el Planeta Viviente, y Galactus (que toma al Señor del Fuego como nuevo heraldo) y regresa un personaje tan emblemático como Jane Foster. Como curiosidad, se incluye también el número 26 de Marvel Premiere, protagonizado por Hércules, más los extras de rigor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios