Fútbol l Tercera División

El Arcos cae en su casa frente a un rival directo y entra en coma

  • Un gol de Salvi II en el descuento deja a los de Sosa a un paso del descenso

El Arcos sufrió ayer un gravísimo traspié en el Antonio Barbadillo y no sólo por dejar escapar tres puntos de oro puro de casa sino que además lo hizo ante un rival más que directo como el Cerro del Águila, que tras lo sucedido ayer sobrepasa en la clasificación a los de Nicolás Sosa. Ahora al Arcos sólo le queda el 'comodín' de la semana que viene en Pozoblanco, aunque obviamente los arcenses no dependerán de sí mismos para salvarse de un descenso que en caso de producirse sería la 'guinda' a una temporada no precisamente para recordar.

Era de imaginar que debido a lo que ambos equipos se jugaban, el ser o no ser, el partido no iba a resultar de calidad técnica, aunque, eso sí, peleado e intenso a más no poder. Desde el inicio se pudo observar que el Arcos iba ser un equipo que no iba a poner en práctica un fútbol fluido, sin que Víctor ni Guti acertaran a engarzar jugadas con los hombres de arriba. A pesar de todo se produjo más de un acercamiento a las porterías adversarias. Nada más empezar los sevillanos reclamaron penalti por un presunto empujón sobre Sergio Pavón. En el minuto 8 fue Henares el que creó peligro con un buen disparó pero que concluyó con el balón marchándose desviado. Como queda dicho el juego no era un primor, pero nadie se aburría ante lo incierto de un marcador que no se iba a mover hasta que en el minuto 57 Henares se sacó de la chistera una magnífica volea que concluyó con el cuero en el fondo de las mallas sevillanas. Como bien indicó Nico Sosa al final del encuentro parecía que lo más difícil estaba hecho pero para desgracia de los arcenses estaba por llegar lo peor. Eso sí, la esperanza para los arcenses duró hasta el minuto 82, momento en que Mere, que además fue expulsado en esa acción, cometió un dudoso penalti sobre Melquiades que lo iba a ejecutar Álvaro para devolver las tablas al marcador.

Obviamente el empate no era un buen resultado para ninguno de los dos de equipos, que en los minutos que faltaban para que el árbitro pitase el final se lanzaron al ataque en busca de un gol que les devolviera a la vida. En esa ruleta rusa salió perdiendo el Arcos, ya que en el minuto 94 Salvi II acertó a batir el meta del Arcos y dejó las cosas vistas para sentencia, todo ello cuando instantes antes del desastre David Ávila tuviese una ocasión para poner por delante al Arcos.

No quedaba más remedio, el Arcos intentó recurrir a la épica en busca de evitar lo que al final fue inevitable. Se acabó lo que se daba y el colegiado señaló el final ante la lógica tristeza de unos arcenses que durante esta semana tendrán que creer en los milagros para quedarse en Tercera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios