Deportes

Calatayud da vida al Atleti

  • Un golazo desde 40 metros del centrocampista permite al Sanluqueño afrontar el partido de vuelta con ligera ventaja · Sergi Rojals adelantó al Montuïri de penalti

El Atlético Sanluqueño sacó un valiosísimo empate de su visita a Es Revolt (1-1). El golazo de Abel Calatayud vale su peso en oro de cara al partido de vuelta que se disputará la semana que viene en El Palmar, donde se decidirá qué equipo pasa a la siguiente eliminatoria. En el duelo de ayer, el Montuïri se adelantó en el marcador al transformar una pena máxima Sergi Rojals, jugador que no estará en Sanlúcar tras ser expulsado ayer. Pepe Carrete movió el banquillo con el marcador desfavorable, dando entrada a Calatayud que acabó resultando el revulsivo del equipo gaditano.

Salieron muy enchufados los de Pepe Carrete desde el pitido inicial. Arropados por el casi centenar de aficionados que llegaron desde Sanlúcar, los verdiblancos empezaron muy bulliciosos, presionando a la línea de creación local, tratando así de cortocircuitar el juego ofensivo del Montuïri. Sin embargo, fueron los de Óscar Troya los primeros en generar incertidumbre. A la salida de un córner, Aitor Pons obligó a la defensa sanluqueña a rechazar un peligroso lanzamiento.

La reacción de los andaluces no se hizo esperar. Apenas un minuto más tarde, el Atlético Sanluqueño salía al contragolpe con suma rapidez, pero Jorge Herrero no acertaba a rematar entre los tres palos.

El duelo carecía de un dominador claro. El descaro de ambos contendientes en los primeros minutos se fue transformando en nerviosismo y las ideas conservadoras se plasmaron sobre el terreno de juego. Ninguno de los dos equipos llevaba la iniciativa, más pendientes de guardar que de atacar, aunque eran los baleares los que se acercaban con algo más de peligro sobre la portería contraria. Sergi Rojals sirvió una asistencia de lujo para Aitor Pons, pero éste no aprovechó el pase y no remató en condiciones. Minutos más tarde sería Femy, muy incisivo durante el primer tiempo, el que llevaría la incertidumbre al arco gaditano.

No reaccionaron los verdiblancos hasta el tramo final del primer tiempo. Corría el minuto 36 cuando Óscar Silva ejecutó un libre directo que se marchó lamiendo el palo. Y ya en el 42', Jose, de espaldas a portería, recogió un centro desde la banda aunque su remate no encontró puerta ante un Octavi que hizo la estatua por completo. Los de Pepe Carrete se iban al descanso sin haber pasado excesivos agobios en defensa y con la sensación de que, con un poco más de puntería, la victoria no se les podía escapar.

Pero peor no pudo empezar el segundo tiempo para el Atlético Sanluqueño. Apenas se habían disputado cinco minutos cuando un centro al área andaluza acabó golpeando en las manos de un defensor visitante. El árbitro valenciano Marqués Gordo no señaló la pena máxima en primera instancia, aunque sí lo hizo tras consultar con su asistente. Sergi Rojals, el jugador con más talento de los mallorquines, transformó el lanzamiento con un suave disparo por el centro de la portería que sorprendió a Rubén, que ya se había tirado a su palo derecho.

El gol, lejos de hundir al Atlético Sanluqueño, actuó como revulsivo en los hombres de Pepe Carrete. A partir de ese momento el encuentro tuvo claro color verdiblanco. Pudo empatar el cuadro de El Palmar antes de la hora de juego, pero entre Óscar Silva y Adrián Gallardo se molestaron en un remate que parecía franco. Óscar Silva volvió a la carga con un remate de cabeza en el minuto 63 tras un centro desde el flanco derecho que aún se debe estar preguntando cómo se marchó fuera. El Montuïri se conformaba con el 1-0 y cedía la iniciativa por completo a su oponente, intentando además explotar el contragolpe gracias a la velocidad de Femy.

El gol, sin embargo, sería para el cuadro andaluz y llegaría en medio de las protestas locales. Con Marc Rojals en el suelo por una presunta agresión, Gallardo cedió con el pecho para que Calatayud, con un lanzamiento lejano y envenenado, batiera a Octavi.

Con el 1-1 y los acontecimientos se desataron los nervios y las entradas bruscas se sucedieron. El Montuïri jugó el tramo final del partido con un hombre menos por la expulsión de Sergi Rojals, que se perderá la vuelta. Una baja sensible para el conjunto de Óscar Troya. En el tramo final, el Sanluqueño apretó los dientes en busca de un mejor resultado, pero los insulares supieron defender bien y evitar una debacle mayor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios