Deportes

Carla reina en la locura

  • La canaria otorga el primer punto a España ante la República Checa tras doblegar con facilidad a Strycova La lluvia interrumpió el duelo e impidió que Torró y Zakopalova jugaran

Carla Suárez se impuso a Strycova para ganar el primer punto para España en su duelo ante Chequia en la Copa Federación. El 6-1 y 6-4 reflejó la superioridad de la canaria para poner en ventaja a su equipo tras un duelo que se demoró por la constante lluvia y que motivó que el segundo choque no se disputara.

Pero el tenis era el protagonista. Y lo fue durante unos minutos en los que Carla Suárez comenzó a demostrar el porqué de su liderazgo en el equipo de Conchita Martínez. Defendió hasta rabiar su primer saque y realizó un break en el siguiente juego. Todo apuntaba a un dominio que se gestaba punto a punto. Strycova comenzó el duelo amenazante con un atrevimiento que pretendía restar protagonismo al juego ofensivo de Carla. Pero la canaria, lejos de exponerse ante su enemiga, se apoyó en su implacable derecha para reafirmarse como la mejor tenista de esta serie. El público, con o sin paraguas, transmitía la energía que parecía faltar en Conchita, confiada en la fortaleza mental de su jugadora.

La española siguió a lo suyo. Pero la lluvia también tomaba protagonismo y el viento impedía que ciertos saques tomaran un rol más relevante. Barbora Zahlavova-Strycova miraba al cielo. Y a su banquillo. Lanzaba la bola para sacar y lo hacía con rostro de circunstancias. Carla dominaba 4-1 y volvía a tener opciones de llevarse el saque de la checa. Ésta, sin dudarlo, insistía a la juez de silla sobre unas condiciones poco propicias. La lluvia parecía escuchar a la número dos checa e intensificaba su presencia. Carla se mojaba sin titubear y sin el deseo de que la historia tuviese una pausa. Pero ésta llegó, y nadie podía prever si iba a ser definitiva.

Pasaron más de tres horas. La pista principal del Centro de Tecnificación Blas Infante perdió su color y las tenistas almorzaron sin saber si ese encuentro terminaría teniendo dueña.

No era un circunstancia inesperada y el regreso del choque se produjo sin agua. La pista estaba más pesada y la tierra batida se parecía a cualquier otra superficie. Pero los aficionados españoles y checos volvieron a ocupar las gradas de una pista a la que Carla saltaba de nuevo con la intención de mantener su ritmo de juego. Y lo encontró en versión mejorada.

Confirmó el break que ya tenía encarrilado y ganó su saque para llevarse un primer set que había arrancado cuatro horas antes. Conchita sonrió y Carla se relajó.

Zahlavova-Strycova decidió cambiar de táctica y recurrir al plano ofensivo y más imprevisible. Logró ser más sólida, pero siguió estando en manos de una Carla Suárez que no perdería su servicio en todo el partido.

La derecha de la canaria hacía correr a su oponente de lado a lado. De nada servían las buenas piernas de la checa, aunque se agarrara al segundo set en todo momento ante el apoyo del resto de su equipo. Carla era un vendaval y tras un nuevo break se colocó con un favorable 4-3 y saque a su favor. Fue quizás el único instante en el que tembló. Su rival la puso a prueba hasta que la clase de la número uno española encontró el camino del triunfo con puntos llenos de técnica y atrevimiento. "Vamos", gritó Carla en ese juego. Ella sabía que había ganado medio partido. Y no fue al resto, pero sí con su saque, cuando levantó los brazos ante el cielo de Sevilla. A Carla no le afectó la tormenta porque decidió reinar en ella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios