Copa de África

Egipto muestra sus credenciales

  • Los campeones se imponen a Nigeria (3-1) y Benin iguala con Mozambique (2-2)

Egipto demostró su poderío en la jornada de ayer de la Copa de África tras imponerse por un claro 3-1 a Nigeria en el partido más importante de la jornada. En el otro partido del grupo, Mozambique y Benin, dos selecciones menores, empataron a dos.

Egipto no conseguía vencer a Nigeria desde 1977. Sobre la hierba había, pues, algo más que tres puntos. Jugaron desde el minuto uno ambos equipos a tumba abierta un partido de ida y vuelta, de remates al primer pase, de músculo y fuerza; ambos bien expuestos.

No se había cumplido un cuarto de hora cuando Nigeria dio primero por medio de Obasi, que alojó el balón en la red con un disparo cruzado. Egipto no acusó el golpe sino que continuó desplegando con fe un juego ordenado en defensa y descarado al contragolpe. Así que poco después de la media hora Hassan vio un hueco en la defensa nigeriana y le colocó un balón a Meteer, que regateó al portero e hizo el empate.

A los 9 minutos del segundo acto Hassan, el capitán, hizo el segundo para Egipto tras recibir un pase de Zidan, el hombre del partido. El fútbol nigeriano se desdibujó entonces. En medio del desorden encontró un erial Zidan, delantero atlético y dinámico, con la portería entre ceja y ceja. Con todo, a favor del viento se sentía mucho más cómoda Egipto y así llegó el tercero, a dos minutos de la bocina, obra de Gedo, jugador del Etehad.

Quedaba el segundo partido de la jornada, el que enfrentó e Benin y Mozambique, dos selecciones con un fútbol alegre pero romo, cuya clasificación para la siguiente ronda sería una sorpresa mayúscula. El empate a dos goles les deja pocas opciones de convertirse en alternativa en el Grupo C. Los dos primeros goles fueron de Benin, pero Mozambique se repuso.

Fuera del fútbol, un segundo grupo separatista, el Frente de Liberación del Enclave de Cabinda-Fuerzas Armadas de Cabinda (FLEC-FAC), asumió el atentado contra la selección de Togo. El atentado fue asumido previamente desde París por Rodrigues Mingas, jefe de las Fuerzas de Liberación del Estado de Cabinda Posición Militar (FLEC-PM), lo que ha sido desmentido por el FLEC-FAC, que le ha acusado de "oportunismo para buscar protagonismo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios