golf ryder cup

Europa se mide a un Woods inspirado

  • La presencia de Tiger, que llega tras ganar el domingo su primer título desde 2013, el gran atractivo

El golfista Tiger Woods saluda a los aficionados en el campo de Saint Quentin. El golfista Tiger Woods saluda a los aficionados en el campo de Saint Quentin.

El golfista Tiger Woods saluda a los aficionados en el campo de Saint Quentin. / IAN LANGSDON / efe

Impulsado por su primera victoria en el circuito de la PGA en cinco años, Tiger Woods regresa a la Ryder Cup con un estelar equipo estadounidense que quiere retener el título este fin de semana frente a Europa. Es un cartel de lujo: 24 de los mejores golfistas del mundo se medirán en el club Le Golf National, en Saint Quentin en Yvelines, a las afueras de París. Los focos estarán en Woods, que vuelve a la Ryder tras seis años con una invitación del conjunto norteamericano que capitanea Jim Furyk.

Woods, en un gran nivel tras la lesión en la espalda que lo obligó a someterse a cuatro operaciones y lo dejó al borde de la retirada, forma parte de un grupo de ilustres que incluye a Phil Mickelson, ganador de cinco majors y quien establecerá un récord con su duodécima participación en el torneo. Junto a ellos, Furyk dispondrá de 11 de los mejores 17 jugadores del ranking como Dustin Johnson, número uno del mundo, Jordan Spieth, Justin Thomas o Bubba Watson.

"Extrañé jugarla, extrañé competir en ella", dijo Woods, que tiene 14 grandes, aunque su victoria el domingo en el Tour Championship que se disputó en el East Lake Golf Club en Atlanta vale tanto o más en el aspecto moral. Fue su título número 80, pero el primero desde agosto de 2013. Su evolución es notable: si hace menos de un año era 1.199 en el ranking, en la actualidad es el decimotercero.

De esta forma, el equipo estadounidense viajó a Francia con un punto adicional de confianza y unión tras el triunfo de su miembro más célebre. Hace dos años, los norteamericanos remontaron y vencieron por 17-11 en el club Hazeltine National Golf Club de Minnesota. Pero en el Viejo Continente ganaron por última vez en 1993, cuando derrotaron 13-15 a Europa en el campo inglés de The Belfry.

En el historial, sin embargo, Estados Unidos domina por 26-13, con dos empates. Pero desde que el evento empezó a incluir también a Irlanda, y ya más adelante el resto del continente, Europa manda por 10-8, con un empate.

En esa medida, los europeos no sólo confían en el inglés Justin Rose, campeón de la temporada de la PGA con su cuarto lugar en East Lake, sino también en el norirlandés Rory McIlroy y en una sólida mezcla de jóvenes y veteranos de 35 años o más. Tendrán, además, el apoyo del público, una tradición ya en la Ryder Cup, aunque en esta ocasión será con aroma francés, en la primera vez que Europa es local fuera de Gran Bretaña o Irlanda desde que España acogiera la cita en 1997.

En todo caso, Woods no cree que sean favoritos para el torneo que comenzará con cuatro partidos foursomes y cuatro fourballs. "El equipo europeo es uno de los mejores que han tenido", expresó. Capitaneados pro el danés Thomas Bjorn, los europeos tienen una nómina de varios experimentados en el torneo, como Sergio García, el sueco Henrik Stenson, los ingleses Paul Casey y Ian Poulter y el italiano Francesco Molinari, que ganó el último Abierto Británico, con varios jóvenes pujantes como Jon Rahm.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios