fútbol amistoso de pretemporada

Fiesta bética en Chapín

  • Miles de aficionados disfrutan del amistoso en el estadio jerezano

El Betis saldó el encuentro amistoso ante el Lille con un empate que dejó varias lecturas. Por un lado, las buenas sensaciones, de nuevo, de Canales -el mejor en los de Setién-, y en cuanto a lo negativo volvieron a aparecer los problemas en la salida del balón. En líneas generales, un test importante para un equipo verdiblanco que espera a los mundialistas a la vez que da síntomas de necesitar un empujoncito más en la planificación en cuanto a la llegada de más fichajes.

Saltó el Betis al campo con un once titular muy distinto al que dispuso ante el Marsella. Con tres centrales, Canales por delante, apoyado por Narváez; Julio Gracia y Boudebouz metiéndose por dentro para que Tello y Francis subieran por sus diferentes carriles, y Loren arriba. La idea del Betis era realizar una presión alta en la salida del balón del Lille, pero los galos tenían muy bien aprendida la lección y sus hombres de arriba, Pepe, Bamba, Benzia y Remy realizaron un trabajo de desgaste brutal para incomodar a los verdiblancos y fruto de ello se fueron ganando al descanso.

La afición respondió: la Tribuna de Chapín estaba llena y la Preferencia, casi

Apenas habían transcurrido seis minutos de partido y Bamba ya puso en jaque a la defensa de un Betis que inquietó la primera vez la portería defendida por Maignan al filo del primer cuarto de hora en una subida de Tello, que acabó su acción personal con un disparo que desvió el meta galo. La réplica del Lille llegó a renglón seguido con una clarísima oportunidad para haber abierto el marcador, pero Bamba, tras otra sensacional salida al contraataque, no aprovechó la indecisión de Tosca y la mala salida de Joel Robles para marcar, mandando el balón al poste con la portería libre.

No se sentía cómodo un Betis que sólo generaba fútbol por medio de Canales. Así, el Lille volvió a perdonar a la media hora en una doble ocasión en otro sensacional contragolpe fruto de la fortísima presión que realizó. Tanto había perdonado el cuadro galo que apareció Boudebouz para poner en ventaja a su equipo tras enganchar un zapatazo desde la frontal. Sin embargo, el Lille, mejor que los béticos en la primera parte, volteó el marcador con los goles de Remy y Pepe y pudo irse a los vestuarios con una ventaja todavía mayor. A la salida de la caseta, y con más teóricos titulares en el campo, el Betis mejoró guiado, de nuevo, por un magnífico Canales, sumándose además la calidad de Joaquín y las subidas de Barragán, mucho mejor ayer que un desaparecido Francis. Así, en el minuto 58, el cuadro de Quique Setién logró el empate en un disparo de Canales que desvió un central francés para que el balón acabara entrando en la portería de Maignan.

A partir de ahí se vieron los mejores minutos del equipo heliopolitano, aunque el Lille nunca renunció a su idea de juego y en las salidas a la contra siempre creó peligro gracias a Pepe, Benzia y Remy -Bamba bajó su nivel en la segunda parte-, que en el minuto 70 casi marca en un disparo escorado que se marchó casi rozando la escuadra.

El Betis llegó al tramo final del partido un poco más fresco que su rival y estuvo muy cerca de llevarse la victoria en un penalti sobre Barragán que Joaquín lanzó y desvió el portero. Así finalizó una nueva prueba de pretemporada para un Betis que ofrece cosas interesantes y otras a enmendar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios