fútbol tercera división

Inmerecida derrota

  • El Xerez DFC tiene ocasiones para marcar antes y después del gol del Algeciras a nueve minutos del final pero no acierta y regresa sin premio

Comentarios 0

El Xerez Deportivo FC no pudo conseguir una nueva victoria que le habría supuesto el asalto a la zona de play off y cayó derrotado de forma injusta y amarga en casa de otro de los gallitos de la categoría, un Algeciras que con estos tres puntos sigue en la zona noble de la tabla clasificatoria.

La de ayer fue una derrota doblemente dura para los xerecistas, que le jugaron de tú a tú a los locales en uno de los partidos más igualados que ambos conjuntos llevan disputados en esta temporada. Aguantaron hasta el final los visitantes, que pudieron adelantarse en el marcador, pero cuando todo parecía indicar que el encuentro terminaría con el 0-0 inicial en el luminoso -lo que habría hecho más justicia a lo vivido en el Nuevo Mirador-, un gol de Antonio Sánchez a falta de nueve minutos para la conclusión dejaba sin premio al conjunto visitante.

Marrufo frena a los locales en la primera mitad y Jorge Herrero y Casares rozan el golEn la segunda mitad, Rojas no atina a puerta vacía y Javi Casares se topa con el larguero

Antes de comenzar el encuentro ya se olía a partido importante entre dos conjuntos de la zona noble de la categoría. Los locales quisieron imponerse en su feudo desde el primer minuto de juego, aunque tampoco los visitantes querían esperar a verlas venir. Ambas escuadras empezaron de manera intensa, pero las ocasiones llegaban del lado local. Pipo, Zafra de falta directa y Juanjo lo intentaron en los primeros compases del partido para el Algeciras, pero se encontraron con el guardameta Marrufo, que detuvo los embistes locales, incluido un disparo a quemarropa de Juanjo que a punto estuvo de subir al marcador.

El Xerez DFC despertaba de su letargo casi al cuarto de hora de encuentro y Juan Gómez ponía el 'uy' entre la afición visitante desplazada a Algeciras con un disparo que se marchaba al lateral de la red de la meta de Romero.

Pasados los primeros minutos, el conjunto azulino se había hecho con el control del balón, aunque seguía costándole mucho crear ocasiones claras de gol, solo a balón parado consiguieron alguna que otra llegada con algo de peligro: Jorge Herrero remató un saque de falta que salía rozando la madera y poco después Casares a punto estuvo de abrir la lata con un lanzamiento de libre directo que se marchó muy cerca de la portería algecireña.

El choque era intenso, pero lo cierto es que se desarrollaba casi por completo en la parcela ancha. Ambos conjuntos se respetaban hasta tal punto de no generar mucho más en los primeros cuarenta y cinco minutos, que terminaron con el marcador inicial.

La segunda parte comenzó con una intensidad beligerante que acercaba la posibilidad de que se abriera la lata en el Nuevo Mirador. Al poco de pitar el colegiado la reanudación, Rojas mandaba fuera un balón a puerta vacía, aumentando el nerviosismo de los locales. Masegosa apostó por dar a su equipo más profundidad metiendo a Bello por Jojo. Y le funcionó el cambio, porque Javi Casares, otra vez, casi consigue el primer tanto. En primera instancia en un mano a mano con Romero y, posteriormente, con un disparo desde la derecha que repelió el larguero.

Los locales quisieron reaccionar a la embestida xerecista y buscaron estirar líneas en busca del gol. El Nuevo Mirador parecía presagiar lo que iba a ocurrir a pocos minutos del final. Alberto Fuentes tuvo una oportunidad importante de hacer gol, pero su llegada terminaba en córner.

El Algeciras cada vez se aproximaba con mas peligro mientras el Xerez DFC parecía haberse quedado sin pólvora. Los locales veían que la victoria podía estar cerca y así fue. Cuando quedaban algo menos de diez minutos para el final, Antonio Sanchez recogía una gran asistencia de Pipo para hacer el único gol del partido.

El marcador pudo ampliarse, pero el que lo intentaba a la desesperada era el Xerez DFC. Los azulinos querían el empate a toda costa y a punto estuvieron de conseguirlo en un córner, pero una buena defensa rojiblanca lo impidió achicando muy bien y abortando las diferentes llegadas de los xerecistas, que acabaron encajando una amarga derrota.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios