Fútbol

Maor Rozen, entre la teoría y la práctica

  • El entrenador uruguayo afincado en Jerez, preparado y dispuesto para su vuelta a los banquillos, analiza lo que ha sido el Grupo X de Tercera

Maor Rozen, entrenaador uruguayo afincado en Jerez. Maor Rozen, entrenaador uruguayo afincado en Jerez.

Maor Rozen, entrenaador uruguayo afincado en Jerez.

Apasionado del fútbol, a Maor Rozen se le puede ver todos los fines de semana por Chapín, La Granja, La Juventud y el Fernández Marchán entre otros campos de la provincia y, además de otras categorías, ha sido testigo directo del campeonato en el Grupo X de Tercera División, que ha disfrutado.

–¿Qué le ha parecido el nivel del Grupo X esta temporada?

–Creo que la Tercera ha tenido cosas extraordinarias: por ejemplo, un equipo que a principio de temporada estaba muy muy abajo que era Los Barrios, un cambio de mando de repente y en pocas fechas ya estaba en puestos de ‘play-off’; ha tenido equipos que tenían muchas expectativas, invirtieron dinero y finalmente no pudieron acceder a los puestos de arriba; ha tenido equipos que por no tener presupuesto suficiente se les empezaron a ir jugadores, entrenadores que cambiaron... Y lamentablemente lo que yo vi es que algunos equipos al no tener jugadores empezaron a subir jugadores de la cantera, y no específicamente el Guadalcacín, ha habido otros, cuando esos chavales no estaban preparados y eso es un arma de doble filo que te puede salir bien y te puede salir muy mal.

–Un equipo de cantera ha sido el campeón...

–El Cádiz B sabía a lo que iba. Hubo otros equipos que no llegaron al final por poco, les faltó el gramo para el kilo como Los Barrios o el Xerez DFC. De cualquier manera creo que este año ha subido un poco el nivel con relación a los años anteriores, que había bajado mucho. No sé si era por tema de jugadores, no lo tengo claro pero había bajado. Cuando entrene en Puerto Real en Tercera competía con entrenadores y plantillas importantes, era la época del boom de la construcción y se pagaban grandes sueldos. Ahora se trae lo que se puede, muchas veces para completar una plantilla. Ha habido equipos que en las últimas fecha, sin jugarse nada, han ido con 14 jugadores, todo eso influye en el que el nivel de juego se resienta.

–¿Y los equipos jerezanos?

–He visto a los tres Jerez, al Industria y a los dos con X. Uno tiene un problema endémico que ya sabemos cuál es aunque tenía una plantilla me gustaba mucho, ágil, de jugadores alegres. Al final trajeron a un entrenador que cambió el sistema, los posicionó mejor, con un fútbol alegre y parece que se liberaron los futbolistas después de todo ese torbellino que hubo ahí. El otro invirtió y al final lamentablemente no se metió por un punto, por un gol y eso fue un golpe duro pero hay coherencia: sigue el mismo director deportivo, sigue el mismo entrenador. Se ve que hay una línea y hay que tener en cuenta que es muy difícil ascender de Tercera a Segunda B. Creo que es más fácil ascender de Segunda A a Primera que de Segunda B y de Tercera. Es muy complicado y meterse en un ‘play-off’ tampoco es fácil, hay que tener mucha paciencia y continuidad, las directivas tienen que tener mucha paciencia y saber que hay altibajos y la cuestión es que en los últimos dos o tres meses metas el acelerón.

–Hubo emoción hasta el final...

–En líneas generales creo que fue una Tercera agradable. Lamentablemente algunos equipos estaban desahuciados ya faltando bastantes fechas y eso le quitó un poco de incentivo pero por arriba estuvo muy apasionante y emocionante hasta el final.

–¿Y tácticamente?

–A nivel general he visto partidos bastante intensos en el tema de la preparación física, fuertes. En los temas tácticos vi mucha preocupación por no encajar más que por marcar: mucha marca en el medio campo. En muchos casos intentando no jugar directo sino salir combinativamente, se vieron cosas interesantes;muchos jugadores veteranos y eso es un interrogante porque siempre hablamos que hay que trabajar la cantera que en definitiva es el patrimonio del club, y vi que hay muchos veteranos que siguen dando el callo.

–Los veteranos son el cordón de seguridad de los entrenadores.

–Sí, además hay entrenadores que ya tienen jugadores con los que vienen trabajando hace años y cada vez que se mueve el entrenador se mueven esos jugadores. También porque hay un conocimiento previo, sobre todo en la metodología de trabajo, y el entrenador cuando llega a un club siempre quiere que haya tres o cuatro por lo menos que sepan cuál es su idea y ellos le ayuden dentro del vestuario a trasladársela a los compañeros. Esto es muy válido pero ya digo que creo que hay una pequeña descoordinación entre lo que es la cantera y el primer equipo.

Rozen, dando una conferencia para la Asociación Italiana de Entrenadores de Fútbol. Rozen, dando una conferencia para la Asociación Italiana de Entrenadores de Fútbol.

Rozen, dando una conferencia para la Asociación Italiana de Entrenadores de Fútbol.

–¿En qué sentido?

–Hay muchos potenciales talentos en juveniles, cadetes pero también la urgencia de los entrenadores en esas edades por ganar. Durante la semana se piensa más en el partido que en la formación, se piensa más en el sistema que en los conceptos y a esas edades hay que darles conceptos tácticos más que sistemas: el sistema no es lo más importante porque si tienes jugadores que dominan los conceptos tácticos, formados desde abajo a través de una política de cantera, después van a poder jugar con cualquier sistema. Siempre cuento lo que le pasó a Dennis Bergkamp: era el 9 del Ajax, que jugaba con un 3-4-3, él era el punta que hacía todos los goles;se va a Italia, al Inter, y resulta que ahí juegan 4-4-2, se dio cuenta que ahora no era solo él, había un compañero arriba. Tenía que trabajar para él y para el compañero: cuando uno sale el otro entra, ahora tenía que ser mucho más solidario y fracasó en Italia. Se fue al Arsenal, que jugaba con un punta, y volvió a ser un número uno...

–¿Y aquí?

–Acá yo lo que veo es que hay jugadores que en cadetes, juveniles, todavía no dominan los conceptos tacticos y después eso se refleja cuando suben. Y muchas veces suben porque no hay alternativa para los entrenadores porque no hay dinero para comprar jugadores y tienen que tirar de la cantera.

–Pero ese es un trabajo a largo plazo y es complicado tener paciencia y continuidad...

–El director deportivo del Betis contaba hace poco que en pocos años han tenido cuatro directores de cantera. El director de cantera es un cargo de varios años para que se vea algo. Dirigir una cantera no es sencillo, no es una cosa por un año, es un trabajo diario. Hay que formar a los jugadores y a los entrenadores. Se trabaja bien pero se puede mejorar, sobre todo en el momento que se pasa del fútbol 7 al fútbol 11, ahí empieza la dura batalla, se pasa del tema lúdico al tema competitivo, antes jugabas de norte a sur y ahora juegas de este a oeste. Por eso me gustaría ver en División de Honor, en Tercera, a chavales jóvenes de 18 o 19 años que se vayan haciendo junto con esos veteranos y que no sea solo por necesidad u obligación, que no es bueno, y creo que no se necesita mucho dinero para eso.

–¿Le ha llamado algo la atención en especial?

–No he visto gambeteadores, no he visto jugadores fuertes en el uno contra uno. Muy poquitos piden el balón para jugar contra uno, contra dos. He visto mucho juego combinativo y en algún equipo llegué a ver que eso no solo estaba mecanizado, automatizado, sino que parecía hasta robotizado: control y pase. A mis jugadores les digo siempre que en el tercio ofensivo, libertad absoluta: si sientes que puedes, hazlo sin problemas, si pierdes el balón ahí tenemos tiempo para recuperar. El problema es que lo pierdas en el tercio defensivo, ahí sí tenemos un problema. Hay pocos jugadores fuertes en el uno contra uno y eso es un tema de entrenamiento.

Maor Rozen, dando instrucciones. Maor Rozen, dando instrucciones.

Maor Rozen, dando instrucciones.

–¿Se puede enseñar a regatear?

–El jugador de fútbol puede mejorar siempre. Esto es como los idiomas:si empiezas a estudiar un idioma a los 5 años, no te olvidas; si empiezas a los 58 es otra historia, la capacidad de asimilación es mucho más lenta. En el fútbol pasa lo mismo: talento tienen todos, unos para una cosa y otros para otras. Lo que hay que intentar es darles el marco para que lo puedan desarrollar y eso pasa también por darles libertad. Si haces una pachanga en la que cada uno juega donde quiere, sin portería, con dos bolsas de poste, sin petos para que levanten la cabeza e identifiquen a sus compañeros... El fútbol de la calle: traer el fútbol informal al marco formal y eso fomenta que salgan los gambeteadores. Y descubres líderes, ahí empiezas a encontrar a chavales que tienen don de liderazgo que en el entrenamiento, al estar la figura del entrenador, no se manifiestan. La gambeta se trabaja, lógicamente hay jugadores que nacen con ese don pero cualquier niño puede gambetear pero hay que fomentar que lo haga y para eso hay que darle libertad y eso que decía que no vi un gambeteador en Tercera División casa con el trabajo desde abajo. Lo que se ve es el juego combinativo: pase, pase, pase, pase y muchas veces aburre, no hay cambio de ritmo y se baja la intensidad.

–...

–Ojo, no es una crítica a los entrenadores, cada uno hace lo que entiende mejor para su equipo. Quizás sí yo entrase en esa dinámica haría lo mismo aunque creo que no. Hablamos de darle otra dinámica y eso pasa por la pretemporada, que es donde tú defines qué vas a hacer. Hoy se trabaja desde el concepto que el entrenador le quiere dar a los jugadores para que desarrollen su idea y hay que hacerlo porque ya empiezan los amistosos y tienes que empezar a competir. Lo que veo es que los equipos que no tienen muchas modificaciones en el sistema, lo que hacen lo hacen muy bien y eso quiere decir que el equipo está trabajado y que el trabajo de los entrenadores es bueno. Muchas veces los partidos salen aburridos porque los dos juegan a lo mismo y la relación de fuerzas es equilibrada y no se ven grandes cosas salvo a balón parado.

–Que cada vez es más decisivo...

–Se trabaja mucho y bien el balón parado, lo hemos visto hasta en la Champions. Antes no se veían tantos goles a balón parado. Por eso creo que el nivel de juego en la Tercera ha sido mejor que el de los años anteriores y el de los entrenadores también, aunque no voy a ver los entrenamientos lo que veo en el campo es que trabajan mucho y realmente bien pero ya se sabe: por dos centímetros el balón golpea en el poste y se va para fuera o para dentro y ahí se acabó la historia...

"Estoy con ganas de volver a los banquillos, me gustaría un proyecto sénior ambicioso y trabajar en la formación de jóvenes"

–¿Qué proyectos tiene en mente?

–En los últimos tiempos no podía coger proyectos a largo plazo por temas familiares que me requerían estar viajando fuera continuamente. Ahora ya no tengo eso y estoy con ganas de volver a los banquillos, ahora ya tengo tiempo. Me gustaría un proyecto ambicioso en un equipo sénior en el sentido de tener objetivos y trabajando la formación de los jugadores jóvenes. Digo ambicioso pero un proyecto te puede llevar años porque esto depende del ciclo y de esos 2 centímetros para que entre el balón. Pero desde luego contando con gente de la cantera porque hay jugadores que quizá todavía no estén cocinados y hay que trabajarlos y darles la posibilidad, porque algún día van a tener que jugar. Por eso me gustaría no solo entrenar a un equipo sénior sino también estar pendiente de lo que puede venir de abajo y ayudar a dar la posibilidad al club de un respiro económico.

–Para eso hace falta que el club apueste por ese trabajo...

–En Andalucía hay muchos talentos y se trabaja bien, lo que pasa que al final no tienen esa oportunidad en los equipos séniors. El tema es tener una dirección de cantera con objetivos claros a medio y largo plazo. Hace poco lo explicaba Marcelino, entrenador del Valencia:la progresión de un entrenador de cantera no pasa por los campeonatos que tú logres, la progresión a nivel de cantera es ver a cuántos jugadores tú le preparas al equipo superior al tuyo para la siguiente temporada. Eso es lo que la dirección de cantera y el club tienen que valorar. Hay entrenadores que nunca ha ganado nada en cantera pero son excelentes y sacan todos los años tres o cuatro jugadores que sirven para el siguiente equipo en la categoría superior. Ese es el objetivo: esto es una pirámide abajo hay muchísimos pero arriba llegan muy poquitos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios