Deportes

McIlroy y Sergio, un duelo con empaque

  • El norirlandés y el español, los protagonistas en el último 'major' Tiger jugará y Jiménez llega con ganas

El PGA Championship, último major del curso, arranca hoy en el Valhalla Golf Club de Louisville con las dudas sobre Tiger Woods, lesionado en la espalda aunque ayer estuvo en el campo para probar su estado físico tras abandonar el Bridgestone el domingo y después confirmó que hoy saldrá a jugar, y con los focos centrados en Rory McIlroy, que llega lanzado y como número uno del mundo, y Sergio García, segundo tras el norirlandés en el Open Británico y en el Bridgestone.

McIlroy quiere ampliar su leyenda en el campo de Kentucky después de reencontrarse con la victoria en el BMW Championship antes de vencer en Liverpool y en Akron en las últimas semanas. Llega al PGA, torneo donde ya se impuso en 2012, como número uno del mundo y con solo el Masters pendiente para alzarse con los cuatro majors. Es el hombre del momento.

Para alegría del golf español, Sergio García ha peleado con él en esas dos últimas victorias y se encuentra quizás en el mejor momento de su carrera. El juego del castellonense, que ha escalado esta semana al número tres del planeta, le permite ser una alternativa cada fin de semana y, sin la obsesión de ganar su primer grande, las apuestas por el de Borriol están al alza. Así pues, otro duelo entre los dos mejores jugadores en la actualidad está servido, sin olvidarse del resto de figuras que darán brilló a la 96ª edición de esta cita.

"Posiblemente sea la vez que llego a un major con más confianza, quizás como en 2008. Obviamente me siento muy bien y con ganas, ojalá pueda jugar bien también esta semana. Por supuesto que quiero ganar al menos un Grand Slam, pero nunca he sentido urgencia por conseguirlo. Me gustaría y lo estoy intentando, sería muy bonito. Ojalá pase. Si llego a 45 años y no he ganado ningún Grand Slam, me preocuparé un poco más que ahora", apuntó García.

Igual que con Tiger, habrá que estar pendientes de la condición física del defensor del título, el estadounidense Jason Dufner, quien llega con una lesión en el cuello. Por otro lado, la batalla por ganarse un puesto en la Ryder Cup será un punto más de motivación para muchos. El campo de Valhalla, que acogió la cita entre Estados Unidos y Europa en 2008, reparte los últimos puntos valiosos para la cita que se celebrará a finales de septiembre en Gleneagles (Escocia). En el equipo yanqui, en especial destacan las ganas de Phil Mickelson.

El zurdo de San Diego, un habitual del torneo, recuperó parte de la confianza que le falta esta temporada con una tarjeta de 62 golpes en la última jornada del Bridgestone Invitational. Mientras, en el equipo europeo grandes nombres están en la pelea. Uno de ellos es el malagueño Miguel Ángel Jiménez, que quiere apurar sus opciones de estar en la Ryder y aparece con ganas en este torneo, después de demostrar en el pasado Masters que le queda cuerda para rato. Rafa Cabrera Bello, Gonzalo Fernández Castaño y Pablo Larrazábal completan la participación española.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios