Deportes

Segunda División B: El Betis B sorprende al Cádiz en Carranza

  • Emaná, Roversio y Rubén Castro hicieron los goles locales

Fueron duras las adversidades contra la que la escuadra local tuvo que luchar cuando apenas tenía sudor pegado en la camiseta. Y su estéril arma fue la impotencia: el submarino amarillo no fue capaz de salir a flote tras la tempranera expulsión de Cifuentes y el posterior gol del conjunto de Oli, obra de Ryan después desde el punto de penalti tras derribar Dani Miguélez a Bernal dentro del área.

Los cadistas, con diez, no pudieron contra el equipo de doce que formaron por momentos el filial del Betis y el árbitro del duelo, el recién ascendido Raúl Chavet García. Y pese a quedarse los visitantes tambien con un hombre menos antes del descanso, nunca hubo poder de reacción por parte local. Tan malo fue al árbitro como el Cádiz, y como un Betis B que en la segunda parte se dedicó a perder más tiempo del que corría en los cronómetros. Pero las carencias amarillas salieron a la palestra el día que estaba señalado en el calendario para servir de trampolín hacia el mundo de la ilusión. Y sigue habiendo dudas.

El árbitro no permitió que se diera el habitual tanteo inicial entre uno y otro equipo y, a los cuatro minutos, expulsaba a Cifuentes de forma rigurosa por una fea entrada sobre Bernal, otro de los protagonistas sobre el verde del estadio Ramón de Carranza.

Los amarillos se veían obligados a verlas venir. Y las vieron venir, saliendo a la contra de forma aislada y sin crear peligro alguno en las inmediaciones de la portería defendida por Adrián. Ya olía cuando en una rápida jugada visitante, Dani Miguélez, inocente, derribaba en el área a Bernal. Ryan no perdonaba y hacía justicia de la injusticia.

En la reanudación, y con las fuerzas igualadas en lo que a efectivos se refiere, fue el Betis el equipo que se dedicó a verlas venir. Los equipos de Oli no juegan al fútbol, pero tienen galones. Y el filial verdiblanco no parecía un filial. De hecho, pareció tener más experiencias que un Cádiz que no supo jugar de tú a tú.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios