automovilismo lCampeonato de Andalucía de Montaña

Supremacía casi artesanal

  • El inglés Mike Anderson repite victoria en la Fase B de la 29ª Subida a Vejer

La segunda y última jornada de la Subida a Vejer fue a la postre una reedición de lo vivido el sábado, con exhibición del inglés Mike Anderson para terminar imponiendo la supremacía de su espectacular MK Indy, un vehículo adquirido como kit y por tanto fabricado casi de forma artesanal, que monta un motor Yamaha de moto y que con el paso de las carreras ha acabado ganándose el respeto de todos.

Como el día anterior, Anderson no dio la menor opción a sus rivales desde la pasada de entrenamiento previa a las dos mangas oficiales de la denominada Fase B, en las que de nuevo marcó tiempos por debajo del 1:30 que, esta vez sí, también pudieron alcanzar el malagueño José Blanco, al volante de un Mitsubishi Lancer, y el único monoplaza presente, el Silver Car de Luis Barrios.

También como había sucedido en la Fase A, otro malagueño, José Ortuño, completó las plazas de podio con su Maxi Megane, aunque en esta ocasión superó a Blanco en la segunda de las mangas.

En cuanto a los gaditanos, el ubriqueño Pedro Rubiales, séptimo con su Renault Clio, volvió a ser el más rápido de los representantes de la provincia, mientras que Francisco Pérez tomó con su Megane Coupé el testigo de mejor local de manos de Francisco Altamirano, que con su Opel Kadett tampoco pudo revalidar el éxito en la categoría de Históricos, en la que el triunfo correspondió al Renault 5 GT Turbo de José Arco.

El vuelco sin consecuencias del Citroen Saxo de Gonzalo Ramírez, que incluso pudo seguir compitiendo, fue el único incidente reseñable en una gran jornada de automovilismo, cuya masiva presencia de público reafirmó el acierto del regreso de la prueba al otoño después de cinco años en primavera. Una buena nueva a la que puso la guinda el alcalde, José Ortiz, deslizándole a Escudería Sur ya que habrá 30ª edición.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios