Deportes

Villa, el reto de Diego Costa

  • El '9' zanja el debate y aspira a alcanzar al delantero asturiano, máximo goleador español en los Mundiales con nueve tantos

  • Su doblete a Portugal apaga críticas

Diego Costa y Lucas Vázquez bromean durante una sesión de fotos. Diego Costa y Lucas Vázquez bromean durante una sesión de fotos.

Diego Costa y Lucas Vázquez bromean durante una sesión de fotos. / javier Lizón / efe

Diego Costa es la figura más reforzada tras el debut de la selección española en el Mundial de Rusia, gracias a su doblete ante Portugal, con el que logró sus primeros goles en una Copa del Mundo. Lanzado en su autoestisma, encara ante Irán y Marruecos dos oportunidades de extender su racha, apuntando al desafío que marcó David Villa.

El atacante asturiano es el máximo goleador español en la historia de los Mundiales. Sus nueve tantos marcados en tres ediciones son el objetivo al que mira con firmeza Diego Costa, que sueña con un papel protagonista en Rusia y extender el mejor de sus momentos en La Roja dejando atrás el aluvión de críticas que siempre lo acompañó.

Villa acabó compartiendo en el Mundial de Sudáfrica el galardón de máximo goleador del torneo con el alemán Müller, el holandés Sneijder y el uruguayo Forlán, todos con cinco dianas. Las otras cuatro las marcó entre el Mundial de Alemania, en el que se estrenó con tres dianas, y su despedida en Brasil firmando un tanto hasta la tempranera eliminación española.

Hasta ahora solamente ha habido un jugador que haya marcado tantos goles para la selección española en un Mundial. Emilio Butragueño lo consiguió en México 1986. Su cuenta ya no se modificó en Italia 1990, torneo en el que no logró anotar.

Diego Costa también encara su segundo Mundial y de un plumazo se quitó el mal sabor de boca del primero. Vicente del Bosque respondió a la firmeza del delantero del Atlético de Madrid de renunciar a Brasil para jugar con España. La gran cita en su país de nacimiento no fue como esperaba. Titular y sustituido en las dolorosas derrotas contra Holanda y Chile que arruinaban la defensa de la corona.

No jugó el partido del castigo, ante Australia, y tuvo que esperar cuatro años para tener la oportunidad de redimirse. Su doblete a Portugal fue una reivindicación de un 9 puro para el juego de toque de España. Lo sitúan además de golpe como el duodécimo clasificado de los 46 internacionales españoles que marcaron en una Copa del Mundo.

Un fijo desde que Julen Lopetegui tomó el mando de la selección española, recuperándolo tras los últimos descartes de Del Bosque, en el estreno de Fernando Hierro fue el elegido para sentenciar el debate sobre el 9 de España. Con los dos tantos a Portugal, ha marcado nueve en 21 encuentros con una España que necesita goles ante Irán y Marruecos. Ahí, Diego Costa tiene una gran oportunidad de ir acercándose a Villa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios