Fútbol l Liga BBVA

Zancadilla en plena carrera

  • Un notable Osasuna ridiculiza a un Atlético que aspira a la Liga de Campeones

Un partido desastroso, impropio de un aspirante a la Liga de Campeones, condenó a la derrota al Atlético de Madrid, ridiculizado en el Vicente Calderón por un notable Osasuna, que salió de los puestos de descenso con su primera victoria como visitante en esta temporada liguera (2-4).

El Atlético se complica él solo los partidos. Su despiste general en el inicio del duelo, sobre todo defensivo, le dio al Osasuna tantas opciones en ataque como quiso. Primero un gol anulado por fuera de juego, después un cabezazo del iraní Masoud al larguero y, como se esperaba, el 0-1. Todo en siete minutos.

El gol lo anotó el uruguayo Walter Pandiani, tras un saque de falta del iraní Nekounam que sorprendió tanto a la zaga rojiblanca que el delantero remató sin ninguna oposición dentro del área en tres metros a la redonda.

Pero al desastre defensivo el Atlético contrapone la efectividad de sus delanteros. No había tirado a portería hasta que Diego Forlán enganchó un balón en las proximidades del guardameta rival y sacó un disparo raso y ajustado al palo para colocar el 1-1 al cuarto de hora.

La recompensa a la ambición de los visitantes llegó al borde del descanso, en otro regalo atrás de los locales, esta vez del checo Ujfalusi, que obsequió con un balón inmejorable en el área a Vadocz . Era el castigo a la decepcionante primera parte del Atlético, que tampoco reaccionó en el inicio de la segunda mitad, en el que rápidamente se encontró con el 1-3. Ese gol dificultó aún más las opciones de triunfo del conjunto rojiblanco, sin ningún orden táctico. Un disparo de Agüero, al que respondió Roberto con una ágil parada, y un cabezazo del francés Sinama Pongolle devolvieron algo de credibilidad al Atlético, pero el partido transcurrió entre la incapacidad del equipo madrileño para crear fútbol y el control paciente de Osasuna hacia la victoria.

El 1-4 de Masoud, en el minuto 69, retrató el partido de los locales. El atacante iraní ganó por fuerza al colombiano Luis Amaranto Perea y bailó a Pablo Ibáñez dentro del área con tres regates, de un lado para otro, para batir a placer al argentino Leo Franco.

Fue la culminación del desastroso partido del Atlético, que situó instantes después el 2-4 en el marcador por medio de Pablo Ibáñez, y del convincente choque de Osasuna, que escapó de las posiciones de descenso contra un contrincante abroncado por su público y al que sólo la derrota del sábado del Villarreal le impidió despedirse definitivamente de la lucha por las plazas de Liga de Campeones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios