Deportes

Un buen Barça sólo en medio acto

  • El equipo azulgrana suma su segunda victoria ante un Leicester que inquietó en la segunda mitad Messi lidera los mejores minutos de los de Luis Enrique frente al campeón inglés

El Barça, campeón español, sumó su segunda victoria de la pretemporada tras derrotar al campeón de la Premier, el Leicester, en un encuentro que encaró muy bien en el primer tiempo (3-0), pero que se le complicó en el segundo con los dos tantos del nigeriano Musa.

Aún sin muchos de sus titulares, el Barcelona firmó una convincente primera mitad, en la que dominó la situación desde el principio frente a un equipo con un fútbol muy primitivo y que tuvo en el contragolpe su único recurso. Dirigidos por Leo Messi, que ayer ejerció de pasador, los azulgrana dispusieron de seis ocasiones más o menos claras en el primer tiempo, periodo en el que decidieron el partido al marcar tres tantos, dos de Munir y otro de Luis Suárez. Los ingleses siempre estuvieron a merced del Barça y salvo una clara ocasión de Gray, que ganó la espalda de Aleix Vidal, apenas inquietaron la meta de Jordi Masip.

En cuanto Messi tomó las riendas del partido, el encuentro se decantó para los catalanes. Desde el principio, la defensa del Leicester jugaba muy adelantada y los de Luis Enrique intentaron el juego al espacio, pero no estuvieron muy precisos y cayeron repetidamente en fuera de juego. El dominio se concretó en el 1-0, una asistencia de Messi sobre Munir, que resolvió muy bien el delantero. Zieler salvó el 2-0, después de una combinación de Arda con Luis Suárez, pero no pudo evitar que el uruguayo, después de un par de recortes y rebotes, marcara con la puntera.

Messi no acertó en un remate poco después y entonces fue cuando el Leicester fue a buscar algo más la portería azulgrana, aunque sin puntería. En la última acción del primer tiempo, un gran pase de Luis Suárez a Munir permitió a éste marcar el 3-0, tras un perfecto control y una mejor definición.

Pero el panorama cambió absolutamente en el segundo tiempo. Con todo perdido, Ranieri le dio la vuelta a su equipo, hizo hasta siete cambios y, en la primera jugada del segundo periodo, una gran acción de Ahmed Musa permitió recortar diferencias. Fue una gran acción individual del nigeriano, recién fichado procedente del CSKA Moscú. Pese a que sumó dos titulares más en su equipo (Busquets y Mascherano), el Barça salió adormecido y no se despertó ni siquiera con el 3-2, otro gol de Musa. Los ingleses inquietaron, pero cuando más apretaban el juvenil Mújica cerró el partido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios