Deportes

La generación de oro y Zidane

Zidane da instrucciones junto a Isco, que es relevado por Marco Asensio. Zidane da instrucciones junto a Isco, que es relevado por Marco Asensio.

Zidane da instrucciones junto a Isco, que es relevado por Marco Asensio. / kiko huesca / efe

El Real Madrid y su generación dorada completaron el círculo al conquistar su tercera Liga de Campeones en cuatro temporadas para constatar el amplio dominio de un equipo que está marcando una época en el fútbol continental.

A la cabeza se situó Zinedine Zidane, un técnico que hasta hace 18 meses entrenaba al filial del Real Madrid en la tercera categoría del fútbol español y que ahora puede presumir de ser el primer entrenador que conquista dos Champions consecutivas. Una de las historias más fascinantes del fútbol moderno.

En 2014 se fraguó el comienzo de la epopeya blanca al conquistar su décima Copa de Europa al ganar 4-1 al Atlético tras un partido dramático resuelto en una prórroga a la que el conjunto entrenado entonces por Carlo Ancelotti llegó gracias a un gol de Sergio Ramos en el minuto 93.

De aquel equipo son muchos los que todavía permanecen en el equipo: Sergio Ramos, Varane, Pepe, Marcelo, Carvajal, Coentrao, Cristiano Ronaldo, Bale, Benzema, Casemiro, Nacho Fernández, Modric, Isco y hasta Morata, repescado esta temporada.

Son 14 futbolistas de los cuales la gran mayoría mantienen muy vigente su influencia en el campo y en el vestuario. Empezando por el central sevillano Ramos y el delantero portugués, dos indiscutibles líderes. Además, en aquel equipo de 2014 ya estaba Zidane, entonces ayudante de Ancelotti. El gran mérito del Real Madrid durante estos años fue consolidar el grupo e ir añadiendo piezas. Llegaron Kroos, James Rodríguez, Keylor Navas, Lucas Vázquez, Asensio y otros, piezas que conformaron un plantel larguísimo y útil.

Tampoco hay que negar la influencia que tuvo el factor azar en las conquistas. No sólo en aquel gol de Sergio Ramos en 2014 o la tanda de penaltis ganada al Atlético el pasado año en Milan. Zidane es el entrenador del momento entre otras cosas porque en enero de 2016 la hinchada del Real Madrid pidió clamorosamente el despido de Rafa Benítez. Entonces el club estaba en llamas, con un vestuario dividido y una grada que gritaba "¡Florentino, dimisión!". El galo era su única bala, un entrenador sin experiencia pero sí con suficiente influencia sobre la hinchada para apaciguar las aguas. Se ganó el vestuario, el equipo comenzó a competir, disputó la Liga española hasta la última jornada y finalmente se llevó una Liga de Campeones que nadie podía imaginar en enero.

El francés fue aprendiendo el oficio sobre la marcha y supo sacar todo el partido de una generación ganadora que amenaza con perpetuar un ciclo. De momento, los tres reinados continentales en cuatro temporadas le garantizan un lugar privilegiado en la historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios