baloncesto

Una medalla, un adiós y un enigma tras el Eurobásket

Eslovenia ganó el primer título europeo de su historia, privando a Serbia de ese honor, y la selección española, con la medalla de bronce, pudo honrar la despedida de su capitán Juan Carlos Navarro. A partir de ahora, el enigma.

El equipo español tuvo un mal partido, ante el ya campeón, en semifinales. No es momento de hablar de las bajas, que dejaron al combinado nacional sin las armas necesarias para intentar repetir título. Scariolo lo avanzó antes de las semifinales, cuando comentó que su idea de equipo este año pasaba por tener siempre en pista una doble amenaza desde el perímetro, como Eslovenia, con Llull y Abrines, dos dolorosas bajas, junto a Ricky Rubio o Sergio Rodríguez. Pero sí hay que hablar del cambio que está experimentando el baloncesto. El triple ha alcanzado otra dimensión y el equipo español lo sufrió en sus carnes.

España disputará las ventanas FIBA sin ningún jugador del equipo del Eurobásket

Ahora llega el enigma. Sin campeonato en dos años, el próximo torneo será el Mundial de 2019 y, con unas ventanas FIBA de clasificación en las que no van a participar ni los jugadores NBA, ni los de Euroliga y Eurocup, España será un conjunto irreconocible. pues ninguno de los que participaron en este Eurobásket estará.

Será difícil incluso hacer una selección sólo con jugadores de la ACB, porque no hay tantos. Y, sobre todo, será un drama en el puesto de pívot.

El enigma se enuncia sobre la posibilidad de clasificación de España para el Mundial, sobre el interés que despertará en una afición acostumbrada al podio, sobre una selección irreconocible en ninguno de sus jugadores carismáticos y sobre el rumbo que tomará el baloncesto en el país.

La tendencia está clara y apunta a jugar lejos y tirar mucho y bien. Si España se sube al tren de la modernidad o se queda relegado en el segundo vagón europeo y mundial se verá en los próximos meses o dentro de dos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios