Economía

El A400M volará en la feria de Le Bourget para recobrar confianza

  • El avión militar participará en la exhibición aérea de la cita internacional del 15 al 19 de junio con los pilotos de pruebas Nacho Lombo y Tony Flynn.

El A400M participará un año más en el salón aéreo internacional de Le Bourget (Francia) pese a los problemas que atraviesa el programa tras el accidente ocurrido en Sevilla el pasado 9 de mayo. Airbus Defence and Space quiere exhibir, así, su confianza en el avión militar con la realización de exhibiciones aéreas todos los días entre el 15 y el 19 de junio. 

Según informó ayer la compañía, la aeronave tiene previsto llevar a cabo la misma rutina que viene realizando en la feria desde el año 2010. En esta ocasión, el aparato que volará será el MSN6, uno de los tres prototipos que Airbus utiliza para la campaña de ensayos en vuelo del modelo -no es un avión para entregar a los clientes y, por tanto, sobre él no pesa la retirada del permiso de vuelo impuesta por el Ministerio de Defensa-, y los pilotos de pruebas que estarán a sus mandos serán Nacho Lombo y Tony Flynn. 

"Tenemos completa confianza en el A400M y estamos encantados de poder llevar a cabo nuestra demostración en vuelo como estaba previsto. Queremos compartir nuestro orgullo en este avión con todos los pilotos en Le Bourget", señaló ayer el director de la división militar de Airbus D&S y presidente de Airbus España, Fernando Alonso. 

La exhibición del A400M en el Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio de París-Le Bourget tendrá lugar poco más de un mes después del siniestro ocurrido en Sevilla y que costó la vida a cuatro trabajadores. 

El fallo de tres de los cuatro motores motivó que el aparato se precipitara contra el suelo, según las conclusiones de la comisión de investigación liderada por el Gobierno y apoyada por profesionales de Airbus y de los principales proveedores del A400M. La compañía se puso en contacto con los países que ya operan el avión para solucionar el problema informático que había provocado que las órdenes de los pilotos no llegaran a los motores del aparato. Les dio instrucciones sobre los aspectos que tenían que revisar en tierra antes de que despegasen sus unidades y aseguró que, con estas medidas, el suceso de Sevilla no volvería a producirse en el futuro. 

Según Airbus, una vez atajado el problema, ya no hay obstáculos para que el Ministerio de Defensa devuelva a este modelo la autorización para volar de nuevo, ya que tres días después del accidente le retiró temporalmente la licencia a las unidades que se encontraban en fase de producción en la planta de Sevilla hasta averiguar qué había pasado. Por ello, reclamó a la Dirección General de Armamento y Material (Digam) y al Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA), organismos que dan el visto bueno a la aeronavegabilidad de los aviones, que le concederá la autorización para volar de nuevo. 

En estos momentos, Airbus D&S cuenta con ocho aviones en diferentes fases de producción a la espera de que las autoridades españolas les den luz verde para volar. Concretamente, dos están pendientes de esa autorización para su entrega inmediata, otros dos cuentan con una entrega cercana, tres están preparados para comenzar las pruebas en la línea de vuelo y otro llegaría en seis días a esta fase. El presidente de Airbus en España, Fernando Alonso, apuntó el pasado martes que esa autorización podría llegar en cuestión de días. 

Sobre el calendario de entregas de los aviones para este año, Alonso dijo que "el programa sigue adelante" y que, si la compañía obtiene la autorización de vuelo para los aviones en producción en las "próximas horas o días", se podrán entregar las unidades que estaban previstas en un principio, "entre 13 y 17".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios