Economía

Abengoa construirá la mayor planta de biomasa del mundo por 600 millones

  • El grupo andaluz logra un contrato en Reino Unido junto a Toshiba El proyecto proporcionará energía renovable a más de 600.000 hogares y empleará a 1.100 personas en su construcción

Abengoa y Toshiba Corporation han sido seleccionadas como oferta preferente en el contrato para construir la mayor planta de energía y vapor a partir de biomasa de nueva construcción del mundo, un proyecto que se ubicará en el Reino Unido y que está valorado en 600 millones de euros.

El contrato ha sido licitado por la compañía MGT Teesside, filial del grupo británico MGT Power, dedicada al desarrollo de proyectos de energía y vapor a partir de biomasa a escala comercial, según señaló ayer la compañía andaluza en un comunicado.

La planta de Tees Renewable Energy, se ubicará en el Puerto de Teesside, en Middlesbrough (Reino Unido), y tendrá una potencia de 299 megavatios (MW) de energía eléctrica y vapor, ambos para su autoabastecimiento y para ser exportados a la industria cercana y a los usuarios. Este proyecto proporcionará energía renovable equivalente a, al menos, 600.000 hogares del Reino Unido. Durante la fase de construcción está previsto que se lleguen a generar hasta 1.100 puestos de trabajo.

En virtud del contrato, Abengoa se encargará de llevar a cabo la ingeniería, el diseño y la construcción de la planta para el cliente. Este proyecto empleará como combustible astillas de madera y chips de recursos forestales sostenibles certificados procedentes de Estados Unidos y Europa.

Además, esta planta ayudará a garantizar el suministro de electricidad a los consumidores del Reino Unido, a la vez que reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero.

Esta nueva adjudicación supone el segundo contrato de construcción de una planta de energía y vapor a partir de biomasa que Abengoa consigue en menos de un año, tras adjudicarse en Gante (Bélgica) una planta de 215 MW que, hasta la fecha, era la mayor del mundo. Estas dos adjudicaciones consolidan la capacidad de Abengoa para desarrollar proyectos complejos, así como su compromiso con el desarrollo sostenible.

La multinacional andaluza, que está viviendo una auténtica montaña rusa en bolsa en los últimos días, saldó ayer la sesión bursátil con un descenso del 0,46%, hasta los 1,08 euros.

Abengoa ha resultado muy golpeada en el parqué en la última semana, pues en cinco días se dejó el 47% de su valor, hasta cotizar en mínimos anuales, tras cerrar el viernes sus títulos de clase B -los más líquidos y los que cotizan en el Íbex 35- en 1,09 euros. Las acciones de clase A -que otorgan más derechos de voto que las B y que se negocian en el Mercado Continuo- sufrieron un descenso menor. La capitalización bursátil de la empresa sevillana se redujo hasta los 936,3 millones de euros al cierre de la semana, lejos de los 1.680 millones con los que la inició.

El castigo arrancó el pasado lunes, cuando los mercados se encontraron con dos informaciones de alcance antes de su apertura. La primera fue la presentación de los resultados del primer semestre, con un aumento del beneficio neto del 5%, hasta 72 millones, noticia que vino acompañada de una rebaja de las previsiones de ingresos y resultado bruto de explotación (Ebitda) para el conjunto del ejercicio, debido al aumento de las inversiones asociadas a determinados proyectos en ejecución, y del anuncio de la venta de activos por 400 millones. Y la segunda llegó menos de 48 horas después cuando la compañía elevó el importe de estas desinversiones hasta los 500 millones, a la par que dio a conocer una ampliación de capital por 650 millones para reducir su elevado endeudamiento corporativo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios