Empresas

Fujitsu fabrica en Málaga los primeros cajeros con reconocimiento facial del mundo

  • Produce 300 aparatos para Caixabank dentro de un gran contrato suscrito en 2014

  • La planta ha facturado 170 millones de euros en el pasado ejercicio

Un empleado de Fujitsu en un cajero realizado en la planta malagueña Un empleado de Fujitsu en un cajero realizado en la planta malagueña

Un empleado de Fujitsu en un cajero realizado en la planta malagueña / Javier Albiñana (Málaga)

La multinacional japonesa Fujitsu está fabricando en su planta de Málaga los primeros cajeros automáticos con reconocimiento facial que se hacen en el mundo. La primera partida es de 300 unidades y son todos para Caixabank, dentro de un gran contrato suscrito por Fujitsu y el banco catalán en agosto de 2014 que contempla la fabricación de 8.500 cajeros por 500 millones de euros hasta el año 2024.

Este acuerdo está en su ecuador y los cajeros se van adaptando a los nuevos avances tecnológicos que se van consiguiendo. Ya en 2013 Fujitsu empezó a fabricar en Málaga un cajero automático que permitía realizar las operaciones sin necesidad de usar la tarjeta, solo poniendo la mano sobre el lector. Caixabank fue una de las entidades que los utilizó como proyecto piloto y eso permitió dar un paso más en su relación en 2014. También instaló cajeros con la tecnología contactless, un sistema ya habitual en el pago con tarjeta en cualquier establecimiento o en autobuses. Ahora, cinco años más tarde, se va más allá y se pasa a cajeros con reconocimiento facial, es decir, aquellos en los que bastará con poner el rostro como sistema de identificación, como ya se hace, por ejemplo, en los teléfonos móviles. La primera partida es de 300 unidades, que Caixabank irá instalando en distintos puntos de España, pero fuentes de la empresa afirman que se producirán más.

El anuncio del desarrollo de esta nueva y pionera tecnología en la planta malagueña fue realizado hoy por la presidenta de Fujitsu en España, Angeles Delgado, en un acto en Sevilla en el que estuvo acompañada por el consejero de Economía, Rogelio Velasco, y el alcalde de la capital hispalense, Juan Espadas. Fujitsu inauguró una nueva sede en Sevilla que agrupa la factoría de software y el centro de servicios de gestión remota de infraestructuras que la multinacional tiene en esta ciudad y en la que se espera que puedan llegar a trabajar unas 600 personas. Si se le une la plantilla de la fábrica malagueña, Fujitsu tiene en total 1.200 empleados en Andalucía y acapara el 20% del negocio de la multinacional en España. Según ha explicado a este diario Blanca Hermana, directora de la fábrica de Málaga, la planta cerró el ejercicio en marzo con una facturación de 170 millones de euros y para el ejercicio 2019, que concluirá en marzo de 2020, estiman unos ingresos de 130 millones de euros.

Empleados en la fábrica de Fujitsu en Málaga Empleados en la fábrica de Fujitsu en Málaga

Empleados en la fábrica de Fujitsu en Málaga / Javier Albiñana (Málaga)

Delgado recalcó que “España representa la primera inversión fuera de Japón” y reafirmó el compromiso de la multinacional nipona con Andalucía, “que es pasado, presente y futuro”. De hecho, Fujitsu inició su actividad en Málaga en 1977 con una fábrica de módems a través de la firma Secoinsa.

A lo largo de estos 42 años ha pasado de todo en la fábrica malagueña. Desde una gran inundación en 1989 que, unida a una gran crisis de mercado porque sus impresoras matriciales perdían fuelle, hizo que se pasara de 800 hasta 200 empleados, a los momentos actuales en los que hay estabilidad. Los cajeros automáticos han sido uno de sus ejes de negocio desde 1984 y desde esa fecha han producido más de 35.000 unidades. En estas décadas han producido también impresoras, radios y cd para vehículos, pantallas de plasma, inversores para generadores eólicos o equipos para trenes, entre otras cosas.

En estos momentos, el 85% de la actividad de Fujitsu en Málaga corresponde a la fabricación de componentes para el sector de la automoción, de los que el 90% va para Toyota a sus fábricas en Inglaterra, Francia, República Checa, Rusia, Turquía y Sudáfrica. Hacen productos electrónicos como el navegador, la radio, la antena o los módulos que controlan la dirección asistida y el airbag. Los cajeros representan el 15% restante de las ventas, junto a a la creación de productos electrónicos para terceros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios