Economía

Optimismo en el empresariado andaluz: el 73% prevé mantener o aumentar plantilla

  • Un informe de KPMG revela que pese al hundimiento de turismo y hostelería las firmas andaluzas ven la luz al final del túnel

  • Eso sí, piensan que no volverán a niveles precrisis hasta 2022

Gente en la calle el pasado mes de enero Gente en la calle el pasado mes de enero

Gente en la calle el pasado mes de enero / Alberto Domínguez

A pesar del peso en la economía andaluza de sectores especialmente afectados por la Covid 19 como el Turismo o la Hostelería y según las conclusiones del informe Perspectivas España 2021: Andalucía, realizado por KPMG junto a la CEOE, los empresarios andaluces son optimistas: el 73% prevé mantener o aumentar su plantilla en 2021, frente al 67% a nivel nacional, y el 58% cree que su facturación aumentará durante 2021, muy en línea con el 61% que lo piensa en el conjunto de España. La mayoría (el 65%) cree que la facturación volverá a niveles precrisis a partir de 2022.

Por otro lado, los andaluces son cautos respecto a los planes de inversión y solo el 36% prevé mantener su nivel en 2021. En cambio, ven en la internacionalización una posible respuesta a la situación actual: el 37% afirma que su presencia internacional aumentará, siete puntos porcentuales por encima de la media española.

La mayoría (50%) cree que conviviremos con el virus entre 6 y 12 meses más, y un 28% amplía ese periodo a más de un año.

Operaciones de liquidez

Otra de las consecuencias de la Covid es la puesta en marcha de operaciones corporativas con el objetivo de garantizar la resiliencia y supervivencia de las compañías. En los últimos 12 meses, más de la mitad (56%) de los empresarios andaluces ha acometido una reestructuración operativa o una financiación o refinanciación de deuda (54%), esta última con una cifra notablemente superior a la media española (39%). De cara al próximo año, pese a que la reestructuración operativa continúa siendo la principal opción (37%), también adquirirá relevancia los que optarán por solicitar financiación a través de los fondos europeos (35%) y la búsqueda de una alianza, joint venture u otro tipo de acuerdo (34%).

Como se observa en el informe, el Plan Europeo de Recuperación tendrá un gran protagonismo en el impulso de la economía andaluza. El 57% de los encuestados manifiesta su intención de optar a los fondos europeos, más de 10 puntos por encima de la media del conjunto de España. Sin embargo, un 38% ignora si dispone de proyectos que puedan acceder a esta financiación, por lo que el conocimiento de los requisitos, plazos y detalles será de especial relevancia.

“Ahora es el momento de mirar hacia el futuro. Administraciones públicas y sector privado deben trabajar juntos, más unidos que nunca, para asentar las bases de una recuperación que garantice una economía resiliente, digitalizada y sostenible. Precisamente la colaboración público-privada es uno de los principales ejes sobre los que se asienta la gestión y distribución de los fondos procedentes del Plan Europeo de Recuperación”, señala Nicolás Sierra, socio responsable de KPMG en Andalucía.

Entre las políticas palanca establecidas en el Plan de Recuperación, los empresarios andaluces apuestan por participar principalmente en la modernización y digitalización del tejido industrial y de la pyme, recuperación del turismo e impulso a una España emprendedora (63%). Le sigue la transición energética justa e inclusiva (54%) y las infraestructuras y ecosistemas resilientes (43%), unas preferencias en la línea de la media de empresarios españoles.

Respecto a las prioridades estratégicas que marcarán la agenda de los próximos 12 meses, la mayoría (65%) apostará por mejorar sus procesos, cifra superior a la media española (59%), mientras que el 62% trabajará en su transformación digital, seguido del desarrollo de nuevos productos y servicios (41%).

Los principales riesgos

Entre los riesgos que han impactado en su negocio, los empresarios andaluces destacan el riesgo de demanda (58%), trasladando a la segunda posición los riesgos regulatorios (47%). El tercer lugar lo ocupan los riesgos fiscales (37%). Sobre los retos que trae consigo la nueva realidad, sitúan la digitalización en primer lugar (68%), lo que explica que se encuentre entre sus prioridades estratégicas y que el 70% invierta en herramientas tecnológicas. Aun así, los encuestados se otorgan un nivel de adaptación digital superior en tres décimas a la media nacional. Entre las áreas más digitalizadas, destacan Finanzas (50%), Atención al cliente (40%) y Marketing (32%), mientras que el área de IT cuenta con un 29% frente al 52% de la media española. Por otro lado, la gestión de personas también supondrá un importante reto (50%), seguido de adaptarse a los cambios en los hábitos de los consumidores (44%).

Al ser cuestionados sobre cuáles deberían ser las prioridades del Gobierno central en política económica, la mayoría sitúan la necesidad de acometer reformas estructurales (54%) y en mejorar la eficiencia del gasto público (52%), seguido de potenciar la transición energética y la digitalización en el marco del Plan de Recuperación Europeo (30%), unas prioridades en la línea de la media de empresarios españoles.

Al abordar cómo ha afectado la pandemia a las compañías andaluzas, la mayoría asegura que ha tenido que aplicar ajustes en sus costes de producción (59%), 14 puntos por encima de la media nacional, mientras que la plantilla se sitúa en segundo lugar (49%), seguido de las inversiones (43%).

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios