Economía

Popular se hunde en Bolsa tras corregir sus cuentas de 2016 con mayores provisiones

  • Pedro Larena comunica a Emilio Saracho su renuncia como consejero delegado del banco

Pedro Larena, en febrero pasado. Pedro Larena, en febrero pasado.

Pedro Larena, en febrero pasado. / efe

Banco Popular no reformulará las cuentas de 2016 pero incluirá las correcciones que sean oportunas de forma retroactiva en los estados financieros del primer semestre tras una auditoría interna de la cartera de crédito y de la ampliación de capital, según ha informado la entidad este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). No obstante, el banco presidido por Emilio Saracho ha asegurado que las desviaciones detectadas en cuatro aspectos puntuales de sus cuentas "en ningún caso" representan un impacto "significativo" en las cuentas de 2016.

En concreto, el auditor observa "insuficiencia" en determinadas provisiones constituidas respecto a riesgos que deben ser objeto de provisiones individualizadas, que afectarían a los resultados de 2016, y por ello, al patrimonio neto, por un importe de 123 millones de euros.

A ello se suma una "posible insuficiencia" de provisiones asociadas a créditos dudosos en los que la entidad se ha adjudicado la garantía vinculada a estos créditos que, estimada estadísticamente, ascendería, aproximadamente, a 160 millones de euros.

El mercado penalizó este anuncio: las acciones de Popular cerraron ayer con un retroceso superior al 10%, su mayor caída en Bolsa desde junio del pasado año. En concreto, la entidad ha experimentado un descenso del 10,44%, que ha situado el precio del valor en los 0,815 euros, un nivel en el que no se encontraba desde finales de febrero, cuando la acción llegó a estar por debajo de los 0,8 euros.

La entidad no experimentaba una caída tan fuerte en Bolsa desde el 24 de junio del pasado año, cuando retrocedió un 15,29% en la jornada lastrada por el impacto del voto favorable de los ciudadanos de Reino Unido en el referéndum sobre la salida de la Unión Europea, que dio inicio al proceso conocido como Brexit.

Además, la acción acusó la salida del consejero delegado de la entidad, Pedro Larena, que abandona el banco por motivos "estrictamente personales", según ha indicado Popular a la CNMV.

Larena se incorporó al banco en septiembre del año pasado y lo deja apenas mes y medio después de la entrada como presidente de Emilio Saracho. Días después de su llegada al banco, Saracho fichó a un exdirectivo de Telefónica, Miguel Escrig, como director general adjunto a presidencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios