Economía

Zapatero pide "un pequeño esfuerzo" fiscal a los españoles

  • El presidente rectifica a Salgado y no descarta subir los impuestos a las sicav, aunque "no hay nada cerrado"

Las sicav podrían tener que pagar más impuestos, pero no las empresas ni las personas físicas. Así lo aseguró ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero en una entrevista en Onda Cero, donde subrayó que "no hay nada" cerrado en el plan de subida de impuestos en el que actualmente trabaja el Ejecutivo. El presidente del Gobierno recordó que España tiene una de las presiones fiscales más bajas de Europa y que una vez se recupere la economía lo impuestos volverán a descender. "Tenemos que hacer un pequeño esfuerzo para mejorar las cuentas públicas. Los ciudadanos lo van a entender", insistió.

Zapatero volvió a enmendar a uno de sus ministros al abrir la puerta a subir los impuestos a las sociedades de inversión de grandes patrimonios, denominadas sicav. El pasado jueves, la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, descartaba una revisión al alza de los impuestos sobre este tipo de figuras mercantiles. Las sicav son sociedades que invierten en activos financieros, requieren un capital mínimo superior a los dos millones de euros y un número de accionistas igual o superior al centenar, y su gravamen es sólo un 1%, por lo que canalizan el ahorro de las grandes fortunas.

En este sentido, el presidente del Gobierno aseguró que el Ejecutivo tiene "un discurso único", y negó que el Ejecutivo haya rectificado en la ayuda de los 420 euros a los desempleados, sino que extendió si vigencia al uno de enero tras las peticiones de los sindicatos, que reclamaron que tuviese un carácter retroactivo. "No es rectificar, es buscar diálogo y el consenso social. Estamos acostumbrados a escuchar que los gobiernos deciden e imponen. No, nosotros queremos, si es posible, buscar el máximo consenso social. Espero que esta prestación salga con el apoyo inmensamente mayoritario del Parlamento", subrayó.

Pocas horas después de estas declaraciones, la responsable de Economía, Elena Salgado, adelantaba desde Londres tras la cumbre del G-20 que el Gobierno estudia un aumento "moderado" de impuestos para hacer frente a la menor recaudación del Estado. Salgado recordó que en la pasada legislatura "hemos hecho una serie de rebajas de impuestos en un momento en que la situación de nuestras cuentas públicas así lo permitían".

"En los años 2008 y 2009, nuestra recaudación ha sido inferior a la prevista, fundamentalmente por efecto, añadido a esa reducción de impuestos, de la crisis económica y la disminución de la actividad", explicó la vicepresidenta. "Y previsiblemente -anticipó-, esa situación va a seguir durante todo el año 2010, en el que vamos a incrementar el gasto social".

Además, el Estado está dispuesto a apretarse el cinturón en los gastos de personal. Salgado afirmó que el Ejecutivo pedirá a los funcionarios un "esfuerzo de contención" sin descartar del todo una congelación de sus retribuciones. "Nosotros hemos propuesto la contención. Llegaremos a un acuerdo. El Gobierno no va a ser quien imponga las retribuciones de los funcionarios. El Gobierno va a negociar con los sindicatos cuáles van a ser las retribuciones de los funcionarios", aseguró la vicepresidenta. Ante la insistencia de la prensa sobre si es descartable una congelación de estos salarios, concluyó: "yo no descarto nada en una mesa de negociación. No es bueno descartar nada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios