Economía

La embotelladora de Coca Cola prescindirá de 1.200 trabajadores tras la fusión

  • La reestructuración afecta al 20% de la plantilla. Cerrarán cuatro de las once plantas. En Andalucía hay dos: en Málaga y Sevilla.

La dirección de Coca-Cola Iberian Partners, compañía resultante de la integración de las siete embotelladoras de Coca-Cola en España, planteó ayer a los sindicatos la reestructuración laboral de la empresa, algo que afectará a cerca de 1.200 empleados, según informó la compañía en una nota.

En el marco de este proceso, la firma prevé el cierre de cuatro de las once plantas que tiene en el país, según detallaron fuentes de la empresa a Europa Press, si bien aún no se ha determinado aún cuáles serán. En cualquier caso, explicaron, las siete plantas resultantes verán incrementadas su producción y sus plantillas. En Andalucía, la antigua Rendelsur cuenta con dos fábricas, una en Sevilla y otra en Málaga.

La empresa comunicó a los representantes de los trabajadores su intención de iniciar un proceso de reorganización de la estructura de la compañía, una vez completada la integración de las embotelladoras, con el objetivo de "asegurar la creación de una estructura que permita operar como una sola compañía, más ágil, eficaz y competitiva". Este proceso afectará, con medidas de distinto alcance, a alrededor del 20% de la plantilla de Coca-Cola Iberian Partners, para la que se plantearán soluciones que proporcionen posibilidades de recolocación interna, así como fórmulas que favorezcan la adscripción voluntaria a las medidas, entre ellas prejubilizaciones.

Iberian Partners indicó que el plan de reestructuración busca integrar en una sola organización lo que hasta ahora habían sido estructuras diferenciadas, evitando duplicidades e ineficiencias que dañarían el futuro del proyecto empresarial. La compañía nacida en febreró de la fusión de Casbega, Colebega, Cobega, Rendelsur, Begano, Norbega y Asturbega prevé, así, una nueva organización comercial con cinco grandes centros de la actividad en España, además, del mantenimiento de una buena parte de las delegaciones territoriales creadas por las embotelladoras. Se distribuirían en cinco ciudades distintas las áreas de soporte, tales como financiera, legal, comunicación y recursos humanos. La multinacional de refrescos también centralizará en Madrid, Barcelona y Sevilla el servicio de atención al cliente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios