Economía

Casi 11.000 temporeros andaluces se trasladarán este año a la vendimia francesa

  • La cifra aumenta en 300 personas debido a que los empleadores buscan cuadrillas mayores

Andalucía es la comunidad autónoma que más jornaleros enviará a Francia para trabajar en la vendimia, con un total de 10.900 temporeros andaluces, 300 más que en 2013. En rueda de prensa, el secretario de Política Social e Igualdad de UGT-A, Jesús Acasuso, admitió que el incremento se debe a una mejor campaña que en años pasados y al interés de los manejadores, que "prefieren subir grupos un poco mayores y así pagar menos horas extraordinarias".

La campaña de la vendimia francesa, "corta pero atractiva", proporcionará trabajo a 15.000 españoles, por lo que Acasuso destacó que el campo francés está "totalmente cubierto y saturado". Por provincias Jaén está a la cabeza con 3.500 jornaleros, seguida por Granada con 3.300, Sevilla y Cádiz (1.300 cada provincia), Córdoba (1.100), Almería (250) y Málaga (150).

El aumento de jornaleros llevará a que "el temporero que suba este año va a traer algo menos de dinero", a pesar del leve aumento del salario mínimo interprofesional francés, que se ha situado en en 9,53 euros/hora o 1.445,38 euros/mes, a razón de 35 horas semanales (151,67 horas/mes).

La mayoría de los temporeros andaluces proceden de localidades como Alcalá del Valle (Cádiz), en la que de sus 5.200 habitantes cerca de 2.000 suelen viajar a Francia en diferentes épocas del año, ya sea para la vendimia u otras campañas de recogida.

"La estatua del emigrante no la pusieron aquí por casualidad", asegura a Efeagro Antonio García, alcalareño de 50 años, que ya cuenta los días que le quedan para volver a Perpiñán, donde trabajará como encargado de la veintena de temporeros que conforman su cuadrilla. Uno de sus hijos, también de nombre Antonio García, tiene 26 años, está diplomado en Magisterio y con formación posterior en cursos de psicopedagogía, psicología y salud, pero mientras espera una oportunidad laboral, acudirá este año -como ya ha hecho otras seis veces- a Perpiñán para vendimiar. Se trata de uno de los nuevos perfiles de vendimiadores surgido en los últimos años a consecuencia de la crisis. En su caso, acudió a la vendimia en años anteriores para pagar sus estudios y ahora, una vez diplomado, para obtener ingresos mientras prepara unas oposiciones.

A sus 32 años, Francisco José Cotes, de Huesa (Jaén), lleva media vida trabajando en la vendimia. En su caso, forma parte junto a su mujer de una cuadrilla familiar dirigida por un primo suyo que cada año se traslada hasta Malemort-du-Comtat, en la región de Provenza-Alpes-Costa Azul. Según reconoce a Efeagro, las condiciones salariales para este oficio son "bastante mejores" que en España y, en esta época de campañas, muchos de los 3.000 habitantes de Huesa viajan al país galo y quedan en el pueblo los mayores al cuidado de los nietos.

En Caniles (Granada), vive Carmen González, que a sus 48 años lleva 25 trabajando en la vendimia francesa, junto a una cuadrilla de siete personas, también en la zona de Perpiñáan. A pesar de que el número de temporeras ha bajado en los últimos años por la crisis -sustituidas por desempleados de otros sectores como la construcción- explica que en su cuadrilla la mitad siguen siendo mujeres. El día a día, admite, es "duro", comienza a las siete de la mañana y finaliza a las 17:00, pero en un mes ganan un "buen dinero".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios