Reinhard Silberberg. Embajador de Alemania en España

"Sugiero un poco de paciencia con las reformas"

  • El diplomático germano dejará el cargo a comienzos de septiembre para volver a ser representante permanente de su país ante la UE en Bruselas.

Apenas se licenció en Filosofía, Reinhard Silberberg (Burgsteinfurt, 1953) decidió prepararse para la escala diplomática. Su primeros destinos fueron Bangladesh y Guatemala. Tras la unificación alemana, ocupó diferentes cargos de responsabilidad en el Ministerio de Relaciones Exteriores y de representación ante la UE. Tras ser secretario de Estado de ese Ministerio, en 2009 fue nombrado embajador en España.

-Llegó hace cinco años a España, en plena crisis y a punto de comenzar los recortes y ajustes. ¿Se va cansado de que se asocien casi exclusivamente a su país esas políticas?

-Estos años han estado marcados por la grave crisis económica y financiera. Para superar esta crisis tan terrible han sido necesarias reformas estructurales de calado y desde el principio hemos acompañado al Gobierno español con gran simpatía y apoyo en este proceso tan doloroso. Hoy ya vemos los primeros frutos de estos procesos de ajuste tan duros. Es lo que pasó en Alemania con la agenda 2010 del canciller federal Gerhard Schröder.

-¿Cómo cree que es hoy la imagen que se tiene en España de su país?

-En la prensa española, pero sobre todo en los foros de internet, leo una y otra vez que se responsabiliza a Alemania, y en particular la canciller federal Angela Merkel, de los ajustes y reformas que han sido necesarias en España.  Se olvida con facilidad que la crisis económica y financiera de España viene causada fundamentalmente por una especulación inmobiliaria sin freno. Y que Alemania es el mayor pagador neto a los presupuestos de la UE y seguramente seguirá siéndolo, con un gran apoyo en el Bundestag a todos los paquetes de rescate para Irlanda, Grecia y Portugal, y el del sector bancario español.

-¿Y la imagen de España en su país?

-Ha sufrido algún que otro desconche durante la crisis, pero sigue siendo muy positiva por los éxitos de las grandes empresas españolas, pero también la importancia de España como gran nación cultural. Y por los éxitos deportivos en el tenis, el automovilismo o el  fútbol, aunque en el último Mundial las cosas no fueran tan bien. España es aún un destino muy popular. Diez millones de turistas alemanes pasan sus mejores semanas del año aquí.

-Alemania tardó una década en superar su última gran crisis.

-Las reformas económicas no pueden traer consigo el éxito de la noche a la mañana. En Alemania pasaron entre tres y cuatro años hasta que tuvieron sus frutos y también afectaron a la población. Sugiero a nuestros amigos españoles que tengan un poco de paciencia. Los signos positivos ya son visibles. Pero entiendo que se sienta como algo muy acuciante el problema del paro y en particular el altísimo paro juvenil. A escala europea hemos aprobado toda una serie de medidas para hacer disminuir el paro juvenil y deben ser aplicadas cuanto antes.

-¿Valoramos suficientemente los españoles los avances que hemos tenido, por ejemplo en infraestructuras?

-Comprendo que la autoestima de los españoles haya sufrido durante la crisis. Pero hay muchas cosas de las que este país puede estar muy orgulloso. El AVE es un producto de alta tecnología que puede competir con éxito en los mercados internacionales.

-¿Qué comunidad de España le ha sorprendido más en su etapa como embajador?

-Me siento muy vinculado a Galicia, pues mi esposa es de Vigo. Pero también me ha atraído siempre mucho Andalucía con su cultura sobresaliente y que he visitado más a menudo.

-¿Qué piensa de algunos tópicos que existen, incluso entre los españoles, sobre los andaluces?

-A los alemanes se nos considera cuadriculados y faltos de alegría de vivir. Y puedo asegurarle que somos todo lo contrario. Así que sugiero a mis amigos andaluces que se tomen estas cosas con humor.

-Alemania se ve en España como el principal referente europeo para encontrar un trabajo. ¿Le preocupa que esa especie de 'efecto llamada' acabe desbordando las expectativas de muchas personas, sobre todo jóvenes?

-En Alemania tenemos un gran déficit de trabajadores especializados, sobre todo de ingenieros y médicos, pero también informáticos.  Los jóvenes españoles de cualificación sobresaliente aquí tienen unas expectativas excelentes. Pero tener unos buenos conocimientos del idioma es la condición para encontrar un trabajo en Alemania.

-Su país ha demostrado que sabe llegar a acuerdos entre los principales partidos en asuntos de Gobierno y de Estado.

-El debate político en Alemania  siempre está conformado de modo que facilite un consenso lo más amplio posible y desde la fundación de la República Federal de Alemania siempre ha funcionado bien. El Derecho electoral proporcional propicia que con regularidad tengamos gobiernos de coalición a escala federal y regional. Esto fomenta la disposición a hacer concesiones entre partidos políticos. El sistema federal, en el que las regiones (lander) tienen un Derecho de participación muy importante en la legislación nacional, exige compromisos en temas de importancia. 

-Ahora se cumple el 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín. ¿Cree que en algunos países europeos, como España, se ha aprendido la lección? Se lo pregunto por el auge de los movimientos independentistas que quieren crear fronteras en lugar de eliminarlas.

-Valoramos muchísimo la unidad de Alemania y el apoyo que obtuvimos de España para alcanzarla. La unidad interior, de las condiciones de vida similares en toda Alemania, nos ha costado mucho, pero en general ha salido bastante bien. También en Alemania se lucha siempre por la necesaria de solidaridad entre los lander ricos y los menos ricos. En esto siempre hay que encontrar un equilibrio.

-¿Sufrió viendo la final del Mundial o tuvo claro desde el principio que ganaría Alemania?

-Crucé los dedos durante la final del Mundial para que ganara la selección alemana. Argentina tiene un equipo muy fuerte, fue un rival muy digno. Ganamos por propio derecho gracias a un trabajo de todo el equipo.

-¿Se ha quedado Alemania con la herencia del tiki-taka?

-Claro, en Alemania nos hemos fijado muy bien en cuáles eran las bases del éxito de la selección española. Pero no nos hemos limitado a copiar el tiki-taka, sino que lo hemos desarrollado de forma inteligente.

-¿Una ciudad para retirarse a vivir en España?

-Gracias a mi esposa, que es española, en Galicia tengo mi segundo hogar. Pero le aseguro que visitaremos Andalucía con regularidad.

-¿Y de Alemania?

-Berlín, por supuesto.

-¿Qué prefiere, la diplomacia o la gestión en el Gobierno de su país?

-Mi etapa como asesor del canciller federal en política europea o como secretario de Estado del Ministerio Federal de Relaciones Exteriores fue fascinante. Pude vivir de cerca la política internacional y europea como pocos. Mi estancia como embajador de Alemania la he experimentado como un periodo en el que profesionalmente me he sentido especialmente realizado. Lamento mucho que mi tiempo aquí ahora toque a su fin.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios