Entrevistas

El superjuez comparece ante el juez

l El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón declaró ayer como imputado en el Tribunal Supremo por un delito de prevaricación tras investigar las desapariciones de la Guerra Civil y el franquismo. El asunto ha resucitado las dos Españas en las puertas del tribunal donde se dieron cita tanto seguidores como detractores del magistrado. Varios miembros de asociaciones de la memoria histórica aplaudieron al juez a su llegada para prestar declaración mientras que otros le gritaban por intentar dividir España. Garzón llegó con aspecto serio pero tranquilo aunque salió algo más tenso. Estuvo cerca de cuatro horas en el despacho del magistrado instructor donde se negó a responder al cuestionario de 150 preguntas de la acusación popular que se querelló contra él, promovida por el sindicado ultraderechista Manos Limpias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios