España

Aguirre mantiene su pugna con los sindicatos en el Día de la Comunidad

  • El 'pasamanos' de los invitados terminó antes de que llegasen los representantes sindicales, que pretendían entregar a la presidenta madrileña una carta que ella se negó a recibir.

La presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, ha mantenido la pugna con los sindicatos, ya habitual, durante las celebraciones del 2 de mayo, Día de la Comunidad de Madrid, y ambas partes se han lanzado pullas recíprocamente. La festividad del 2 de mayo ha constado, como es tradicional, con varios actos de conmemoración aunque mientras sobre Madrid sobrevolaba la Patrulla Águila del Ejército del Aire, sobre la recepción a personalidades madrileñas en la Real Casa de Correos sobrevolaba una nueva polémica entre las centrales y Aguirre.

Los líderes de CCOO y UGT de Madrid ya habían anunciado que no estarían en esa recepción, pero que enviarían a dos dirigentes con una carta destinada a la presidenta en la que planteaban diferentes reivindicaciones. Ya desde primera hora, en una entrevista con la SER, Aguirre dejaba clara su respuesta: "Hoy no estoy yo para leer cartas".

Después, el pasamanos tradicional de los asistentes a la recepción de Sol acabó antes de que entraran todos los invitados, cuando ni siquiera habían llegado los representantes sindicales, Jaime Cedrún (CCOO) y Miguel Ángel Abejón (UGT). Aguirre ha rechazado recibir la carta de los sindicatos en la que le pedían "consenso" y que no "caliente más" a los madrileños, "que tienen toda le legitimidad para protestar contra su política", y para hacer patente su rechazo a la política del Gobierno regional, los recortes y las críticas que hace a la actitud sindical.

En declaraciones a los medios, Aguirre ha recordado que a la recepción "ha venido todo el que ha querido venir" y ha destacado que entre los asistentes había representantes de otros sindicatos. "Tengo unas relaciones magníficas con los líderes sindicales tanto con los regionales de Madrid como con los nacionales; otra cosa es que discrepe de su enfoque", ha precisado la presidenta. Ha lamentado que los sindicatos estuvieran "callados" durante siete años y medio, cuando la situación en España "se deterioraba cada vez más" y que ahora que el Gobierno trata "de acabar con 23 y pico por ciento de parados" actúen "como los pirómanos, que se quejan cuando vienen los bomberos".

Los sindicatos, por su parte, han anunciado que acudirán al registro de la Comunidad a entregar la carta que no ha querido recoger Aguirre -y que también quieren hacer llegar a los grupos parlamentarios del PSOE, IU y UPyD- y han exigido a Aguirre "que deje de insultar y de difamar" y han lamentado que "cada día sea más difícil hablar en esta Comunidad", al tiempo que han exigido a la presidenta "que facilite el consenso".

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, representaba al Gobierno en la recepción, en la que estaban también la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el presidente del Senado; Pío García Escudero; los portavoces en la Asamblea, así como alcaldes y representantes de la cultura, el deporte y la sociedad madrileña. Entre los políticos estaba el líder del PSM, Tomás Gómez, quien, antes de celebrar con los suyos la fiesta de la rosa, ha criticado al Gobierno del PP por la sucesión de medidas de ajuste que está adoptando, que convierten cada viernes en "negro" y ha echado un capote a los sindicatos, cuya ausencia ha justificado con el argumento de que Aguirre, "les insulta permanentemente".

Al margen de todo este cruce de declaraciones, el acto institucional contó con unas palabras de la presidenta madrileña, quien ha instado a "defender siempre" el concepto de nación, donde los ciudadanos "libres e iguales son dueños de su soberanía".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios