Abstención de Ciudadanos Rivera ofrece ahora la abstención

  • El líder de Ciudadanos brinda una "solución de Estado" a Sánchez  a cambio de romper el Gobierno en Navarra, no indultar a los "golpistas" catalanes y no subir impuestos

  • El candidato a la investidura se muestra receptivo y dice que no hay ningún "obstáculo real" para que PP y Cs se abstengan

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en rueda de prensa este lunes tras el Comité Permanente del partido naranja. El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en rueda de prensa este lunes tras el Comité Permanente del partido naranja.

El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en rueda de prensa este lunes tras el Comité Permanente del partido naranja. / Marta Fernández Jara (EFE)

Con el PSOE y Unidas Podemos enrocados, el Rey inicia este lunes una ronda de consultas con 15 fuerzas parlamentarias (todas menos ERC y Bildu) que debía servir para constatar que Pedro Sánchez no está en condiciones de salir airoso de un nuevo intento de investidura  tras el fallido en julio. Pero desde la orilla derecha, Albert Rivera ha removido este lunes las estancadas aguas con una triple propuesta que abre la puerta in extremis al desbloqueo.

El líder de Ciudadanos se ha dirigido al presidente del PP, Pablo Casado, para plantearle  una abstención conjunta a la investidura del líder socialista que se sustentaría en tres compromisos "con España y los españoles". "Si Sánchez respeta a las sentencias del procés y se compromete a no indultar a los condenados, rompe el Gobierno de Navarra y hay un pacto económico para no subir los impuestos" -ha asegurado Rivera al glosar su trágala tras reunirse con la Ejecutiva de Cs- está dispuesto a desbloquear la investidura.

Casado no garantiza la abstención conjunta a Rivera, pero coincide en sus exigencias a Sánchez

Rivera se ha reunido durante dos horas esta tarde con Casado en el Congreso. El PP ha rehusado pronunciarse sobre la propuesta de una abstención conjunta, aunque, informa Efe, hace suyas en las reclamaciones al secretario general de los socialistas sobre política territorial, modelo constitucional y economía. El líder naranja cha comentado por su parte que todo ha ido "muy bien".

La propuesta de Rivera parecía inasumible de entrada para los socialistas, pero el propio presidente en funciones ha afirmado que no hay razones para que PP y ciudadanos bloqueen su investidura. "No hay ningún obstáculo real para que PP y Cs se abstengan", ha declarado Sánchez tras sacarse Rivera este conejo de la chistera. El líder socialista ha asegurado que no dudará en volver a aplicar el artículo 155 de la Constitución en Cataluña si fuera menester ante la inminente sentencia del Supremo sobre el procés y la presumible reacción furibunda del independentismo. El líder socialista también ha comentado que en Navarra hay un Gobierno constitucionalista que no ha pactado nada con Bildu  y que no piensa subir los impuestos a las clases medias.

El portavoz de Vox en el Congreso, Iván Espinosa de los Monteros, también ha saludado la propuesta de Rivera, pero ha dejado claro que su formación se mantendrá al margen de lo que llama "tricentito progre".

"¡Con Rivera no!"

¡Con Rivera no!, clamaban por cierto los simpatizantes socialistas en la calle Ferraz la noche electoral del pasado 28 de abril, cuando el líder naranja juraba y perjuraba que nunca apoyaría de nuevo la investidura del líder socialista, que hace unos días le llamaba "hipócrita" en un Pleno del Congreso. El desencuentro con Sánchez se ha ido enquistando con el paso de los meses y Rivera hasta le hacía ascos a reunirse con él al considerarlo una pérdida de tiempo porque no lo considera fiable, con su pacto de investidura de 2016 en el panteón de los despropósitos. 

Las desavenencias entre el PSOE y Unidas Podemos han sido una constante y se han ido agravando hasta el punto en el que los unos dejaron de confiar en los otros y viceversa. La coalición que demanda sin descanso Pablo Iglesias la tuvo a su alcance en julio, pero la despreció por el nulo valor que concedía a la vicepresidencia y a las tres carteras que le llegó a ofrecer Sánchez, que ahora se las niega. 

Una propuesta artificiosa a juicio del coordinador federal de Izquierda Unida (IU), Alberto Garzón, que señaló ayer que Podemos “ha pecado de ingenuidad” al pensar que el PSOE estaba por la labor de acordar un Gobierno de coalición con ellos.En una entrevista en Cuatro, Garzón avanzó que, en caso de una repetición electoral, volverán a presentarse en coalición con Podemos porque no pueden mantenerse en una posición equidistante o de punto intermedio entre los morados y el PSOE: “Tengo muy claro que el problema es Pedro Sánchez”.

El líder de Cs se sacude con su inopinada iniciativa las acusaciones de inmovilismo que han ido arreciando según avanza la cuenta atrás hacia las elecciones del 10 de noviembre, que ya resultan mucho menos inexorables. Y hace frente a su presumible derrumbe, ante un PP al alza en los sondeos, el único junto al PSOE. 

Al tiempo, el Rey ha iniciado este lunes con el diputado del Partido Regionalista de Cantabria (PRC), José María Mazón, su ronda definitiva de consultas para decidir si propone de nuevo un candidato a la presidencia del Gobierno o constata que habrá que convocar nuevas elecciones para el 10 de noviembre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios