Los toros

Reaparece Cayetano pero salen a hombros Enrique Ponce y El Fandi

  • El valenciano y el granadino cortan una oreja de cada uno de los toros de su lote. Cayetano fue ovacionado en su primero y tocó pelo en el último.

Comentarios 1

Ponce y El Fandi salieron a hombros en una tarde en la que el guión, la expectación y la abundancia de prensa de sociedad, daba el protagonismo a Cayetano

En el mundillo de entre barreras y en los tendidos la pregunta era ¿Cómo ha vuelto Cayetano?. Para los del negocio la respuesta fue el aforo: casi tres cuartos.

Para los de arriba todos contentos. Pidiendo orejas aunque ni Cayetano, ni Ponce ni El Fandi los levantaron de los asientos. Mucho entusiasmo y pañuelo pero nadie botó de la almohadilla.

Para mí, si le interesa a alguien y porque para eso me pagan, Cayetano estuvo inseguro en su primero y a más en su segundo. Me imagino que tiene que rodar más pero desde luego no pudo encontrar un escenario mejor, un público más entregado ni una corrida más noble y manejable.

Su primero fue el más chico y su segundo el más grande de un encierro de toros nada largos, más bien al contrario; una corrida con la encornadura de afilado remate, pero para figuras.

Ninguno de los tres desorejó un toro, El Fandi casi su segundo y no porque el público -entusiasmado pero no apasionado- no lo pidiera, sino porque el presidente, que olvidó el reloj, tampoco trajo el pañuelímetro.

Tampoco hubo monterazos en banderillas -colosal El Fandi en su primero- , ni grandes puyazos aunque si picadores aplaudidos. Lo que sí que hubo fueron aplausos y música, que por suerte esta vez solamente salió de la banda, aplaudida tras el solo de Nerva.

El primero de Ponce fue un bombón dulce pero sin licor. Ni fuerza. Se cayó en la brega, apenas tomó un puyacito y le ahorraron un par de banderillas. Como no podía ser menos en una figura del toreo, Ponce le cortó la oreja con temple y sin bajarle la mano. Su segundo tuvo más empuje aunque el presidente obligó a otro puyazo. Ponce cortó otra oreja y también estuvo por encima, llevándolo muy toreado en redondo, lidiando feliz por ambos pitones y con el remate de la poncina.

El Fandi, como siempre, dio todo lo que tiene. Si se buscan exquisiteces, no es el torero, pero entrega y ganas le sobran. Sensacional banderilleando, a sus dos toros los lanceó despacio de salida. Su primero se rajó, manso pero Fandi atacó y le arrancó una oreja. A su segundo, gran toro, le sacó muchas embestidas y le cortó otra oreja.

Cayetano en su primero, sin abandonar la corrección, nos ofreció altibajos y no tuvo mucho acople, enganchando la muleta y sin dominar, el toro le hizo hilo al final. No se fió del manejable animal. Con el sexto, muy bien parando estilo Ordóñez y galleando para llevarlo al caballo. Con la muleta fue superándose, de menos a más ante otro toro noble y manejable y bien con la zurda. Un Cayetano en otro son, más como el de la etapa anterior.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios