Feria de Jerez

Los que tienen que trabajar

  • Más de 620 efectivos de las fuerzas de seguridad y servicios asistenciales están velando para que la Feria se desarrolle sin incidentes · La Cruz Roja atiende numerosas intoxicaciones etílicas e insolaciones

Comentarios 0

El dispositivo de seguridad, tráfico y emergencias de la Feria de Jerez 2012 ha movilizado a más 620 efectivos (repartidos en distintos turnos de trabajo) que están velando por la seguridad y el buen desarrollo de la Feria del Caballo. Hasta el cierre de esta edición no se han producido incidencias graves.

El Cuerpo Nacional de Policía es quien más agentes moviliza ya que cuenta con los 340 funcionarios de la comisaría local más el refuerzo de los grupos de la Unidad de Intervención Policial (UIP) y de jinetes. La Policía, como ya ha señalado, ha tenido que desplegar más efectivos de paisano durante los tres turnos ante el incremento de los hurtos cometidos por extranjeros (habitualmente rumanos y portugueses) que van de una feria a otra y ora mendigan ora sustraen; mientras que las noches (siempre más proclives a la riña) se están desarrollando como las dos últimas Ferias: un descenso de las broncas y reyertas, aunque es evidente que en una gran aglomeración de personas siempre puede saltar la chispa.

Tres bomberos con una autobomba pesada están prestando servicio dentro del recinto desde la una de la tarde hasta altas horas de la madrugada. El vehículo cuenta con material de primera intervención para extinción de incendios (3.000 litros de agua, 300 de espumógeno, extintores, mangueras y equipos de respiración) para actuar en accidentes de tráfico (equipo de excarcelación y neumáticos), rescate en altura o inundaciones (moto bombas, turbo bombas…) y material específico para actuar en riesgos eléctricos, con productos químicos o en presencia de gases o productos inflamables, ha señalado el gabinete de prensa del Consorcio Provincial de Bomberos de Cádiz (CBPC).

Este servicio no incide en la cobertura de riesgos de la ciudad que lógicamente mantiene el operativo habitual y que acudiría en apoyo del dispositivo de Feria en caso de que se produjese una emergencia que así lo requiriera.

La Policía Local es el segundo cuerpo que más efectivos moviliza ya que su marco de competencias es muy amplio: desde la regulación del tráfico ( y la atención a los accidentes) al cumplimiento de las ordenanzas de Feria, que abarcan un amplio abanico desde la vigilancia de jinetes y cocheros al control de la venta ambulante.

Como se pactó en la junta local de seguridad, numerosos entoldados han tenido que contratar servicios de seguridad privada.

La Cruz Roja también está contando con 15 voluntarios por turno de trabajo en el parque González Hontoria. Los recursos humanos y técnicos desplazados al Real están compuestos por dos ambulancias, un médico, tres enfermeros, cuatro auxiliares y un operador. Todo coordinado por un responsable. La mayoría de las intervenciones están siendo por causas leves como intoxicaciones etílicas, luxaciones, cortes y caídas; aunque la Cruz Roja ruega a los ciudadanos, sobre todo a los más mayores y niños, que extremen las precauciones ante las elevadas temperaturas. El calor está aumentando por lo se ruega no ir en las horas de mayor calor, protegerse con sombreros y gorras, e hidratarse (y no sólo con vino).

Este fin de semana, dada la mayor afluencia de gente al recinto ferial, los servicios se refuerzan con 2 ambulancias más, indicó la institución.

Todos las fuerzas de seguridad y de socorro insisten en solicitar la colaboración de los ciudadanos ya que es necesaria para minimizar los riesgos en un evento que reúne a millares de personas de toda condición. "Tres o cuatro metepatas pueden generar una riña, aunque las broncas se han venido mitigando en comparación con otros años", señalaban las unidades antidisturbio la madrugada del jueves. Además las calles del Real consideradas más conflictivas en otras ediciones están siendo controladas con videocámaras de seguridad lo que se convierte en un factor de disuasión.

Desde la Policía Local se recuerda a jerezanos y forasteros que en su oficina de objetos perdidos, ubicada en la jefatura de El Almendral, se depositan después de cada Feria decenas de objetos especialmente carteras, llaves, gafas y teléfonos móviles, por lo que anima a los ciudadanos a acudir la próxima semana para ver si pueden localizar su material extraviado o sustraído.

El coso de la calle Circo también está siendo vigilado con más efectivos durante los días grandes. Agentes uniformados disuaden las aglomeraciones en las puertas mientras que agentes de paisano escudriñaban a carteristas y posibles 'reventas' de entradas para las corridas de toros, aunque esta actividad ha caído ante la crisis durante los últimos años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios