XXIII Festival de Jerez | Crítica 'Naturalmente flamenco'

Larga vida al Ballet

Imágenes del espectáculo 'Naturalmente Flamenco'  del Ballet Flamenco de Andalucía

Imágenes del espectáculo 'Naturalmente Flamenco' del Ballet Flamenco de Andalucía / foto © Miguel Ángel González (jerez)

Nadie duda que el Ballet Flamenco de Andalucía es y debe ser uno de los embajadores de esta tierra allá donde vaya. Así ha sido durante las últimas décadas y así debe seguir siendo. Su última creación, ‘Naturalmente flamenco’ devuelve a esta institución al lugar idóneo, tras un periodo convulso, y lo hace con una propuesta sin apenas artificios, una suite flamenca, de sencilla escenografía, y en la que se suceden bailes de una manera elegante, cumpliendo así con creces lo que se esperaba de ella.

Y digo esto porque en menos de dos meses, el BFA, ahora coordinado por Úrsula López, ha tenido que regenerarse con celeridad para despegar. Casi a contrarreloj (los ensayos comenzaron en enero), la bailaora cordobesa ha asumido el mando, junto con el apoyo artístico y humano de Rubén Olmo, poniendo en escena un montaje que discurre con fluidez y que en apenas una hora y veinte minutos despliega todos y cada uno de los condicionantes que debe tener un ballet.

A lo largo de los siete números que conforman este ‘Naturalmente flamenco’, hay tiempo para ver un excelente trabajo coreográfico transmitido a través de un cuerpo de baile renovado y que irradia unas ganas y una ilusión fuera de toda duda. A ello se le une la experiencia y el conocimiento de la danza y la escena de Úrsula, que atravisa un momento artístico rico y de mucha madurez, tal y como queda plasmado en cada una de sus intervenciones.

Sin querer ser el centro de atención, la bailaora desprende, en sus dos apariciones, un áura de vitalidad notable, primero en la coreografía conjunta que ejecuta por seguiriyas junto con el cuerpo de baile masculino. De blanco, y bajo un fondo estrellado, la cordobesa surge en la escena como si un lucero se tratase, sacando partido a cada uno de sus movimientos, desde el elegante braceo al vuelo de su falda, y complementando al resto del elenco, siempre perfectamente coordinados y bien guiados por las voces de Sebastián Cruz, Vicente Gelo y José Luis Pérez-Vela y las guitarras de Pau Vallet y JuanTorres.

Su segunda aportación es en solitario, con unas alegrías de Córdoba en las que, con bata de cola, evidencia su sapiencia bailaora. Es, sin duda, uno de los momentos del espectáculo, y donde vemos a Úrsula López en su mejor versión. Templa el baile cuando debe, juega con los silencios y marca con vigor, sobre todo con un zapateado de gran belleza y naturalidad hasta el punto de llenar completamente la escena.

De todos los números que suceden, destacamos también los tientos, rematados por tangos, donde el porte de Julia Acosta se deja notar, y la caña que parte del cuerpo de baile interpreta (las mujeres con bata de cola), en otro de los números mejor cuadrados, ya no sólo por el buen trabajo coreográfico coral, sino por la limpieza del mismo. Así al menos lo reconoció el público.

El toque de Rubén Olmo lo apreciamos en la última pieza, folklore de Morón, donde la compañía al completo, incluida Úrsula, navega por la tradición dancística popular aportando así el único toque que faltaba a un espectáculo clásico, correcto y sobre todo distinguido. Larga vida al Ballet.

Ballet Flamenco Andalucía- 'Naturalmente flamenco' from Festival de Jerez Televisión on Vimeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios