Memoria me dio 'pa' ti... La niña de los peines

"Flamenco se es o no se es, esto es un soplo"

  • "Yo soy flamenca, ahora se lleva eso del folklore, pero a mí eso me suena a hortaliza, a coles", decía la artista en 1949

Dentro de los pilares del flamenco encontramos el nombre de Pastora Pavón Cruz 'La niña de los peines' (1890-1969). Su legado artístico es amplio por no hablar de su aportación creativa, otra de sus grandes virtudes.

A Pastora se le quedó el sobrenombre "porque cuando empecé cantaba aquello de 'péinate con mi peine'. Y en esto que la gente me empezó a llamar la niña der tango de los peines, y después la Niña de los Peines; y de tanto y tanto decirlo la gente, ya me empezaron a anunciar en los carteles como la Niña de los Peines, y con la Niña de los Peines me quedé...", cuenta al Diario Crónica el 21 de julio de 1935.

La sevillana se autodefine en el Diario de Barcelona, en una entrevista publicada en 1949, como "flamenca" y habla de que "lo que se lleva hoy es el folcklore. Y a mí eso me suena a hortaliza, a coles".

Cuando se le pregunta por sus predilecciones, Pastora habla "sin discusión" de la que ha sido "la mejor de todos los tiempos", La Argentinita, comenta en un artículo publicado en ABC en 1966, ya con avanzada edad. A su hermano Tomás Pavón lo calificaba como "el más redondo", a Chacón lo definía como "el mejor de los castellanos" y a Manuel Torre, "el más intenso, pero muy desigual". En cambio a Mairena, lo considera "indiscutible".

La Niña de los Peines critica a los flamencos de su época: "La mitad no saben cantar, como también le digo que el público de hoy, pese a todo lo que se habla, entiende menos que el de antes. Gusta de lo facilón, echa a los puros".

De ellos lamenta también que "no estudian y van a las reuniones a hincharse de comer y de fandanguear".

En esa misma entrevista llega a hablar de un cante creado expresamente para ella por parte de Federico García Lorca, "las lorqueñas", que "tuvieron mucho éxito". Es más, se atreve a cantiñear una: "Esquilones de plata/bueyes rumbones/esas sí que son señas de labradores".

Su condición de primera figura le hizo ganar "muchísimo dinero", admite a Josefina Carabias. "Pero a esta fecha estoy más probe que una rata. He tenío siempre muchísima familia y mucha gente a mi alrededor a quien mantené, y aluego que yo no pueo ve una lástima sin ponerla remedio. Pastora Pavón, la Niña de los peines, no sirve pa guardá una peseta", confiesa en una transcripción al pie de la letra por parte de la periodista.

Pastora entendía que el arte no podía enseñarse "esto es un soplo, o se es o no se es y nosotros somos flamencos", asegura en Diario de Barcelona, al tiempo que considera a la seguiriya y la soleá como los cantes "más difíciles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios