La crónica · &dentidades

Ideario del baile de verdad

  • Pastora y José Galván recuperan el baile de verdad en el Villamarta.

En un tiempo en el que todo es innovación, búsqueda, coreografías aceleradas y movimientos bruscos se agradece sentarse en el patio de butacas del Villamarta para ver un espectáculo de corte tradicional en el que lo que realmente impera es el baile. Puede parecer sorprendente, pero el público en general lo que busca es eso, una buena guitarra, que los palos que se interpreten suenen a lo que debe sonar, un buen cante y baile, sobre todo baile de verdad. 

 

Ese baile de verdad lo expuso Pastora (que pidió antes de empezar un minuto de silencio por La Faraona), con un espectáculo, ‘&dentidades’, que pretende expresar sus emociones vividas a través de los grandes nombres de la escuela sevillana, llámese Matilde Coral, Milagros Mengíbar o Manuela Carrasco, por citar algunas.  Para ello utiliza esa capacidad camaleónica que ya le vimos en anteriores propuestas comop ‘Pastora’ o ‘La francesa’, sin duda una de sus grandes virtudes. 

 

De cualquier forma, si hubo un protagonista en la noche de ayer en el Villamarta ese fue José Galván. El patriarca de los Galván puso el teatro bocabajo al ejecutar, con la maestría que le caracteriza, una caña sublime en todos los conceptos. No se puede bailar mejor y más natural. No le hizo falta taladrear las tablas, ni tan siquiera moverse del sitio, lo consiguió simple y llanamente despacito, reposando el baile, braceando con garbo, levantando los palillos con una elegancia extrema y dando cariño al cante, al que buscó, como debe ser, para sacar su versión más sensacional. Villamarta vibró como pocas veces lo ha hecho en este Festival, yo diría que como nunca este año, y se rindió a los pies del maestro. ‘Yo me voy ya’, y ‘qué fácil se hace lo difícil’, se oyó en el patio de butacas ante tal grado de éxtasis. 

 

Fue probablemente el punto de inflexión de un espectáculo que Pastora, pese al listón tan alto que le había dejado su padre, logró remontar llevándoselo a su terreno. Fue como si recogiese el duende dejado en el escenario por su progenitor para adueñarse de él. Si antes la habíamos visto mudar la piel al acordarse de Matilde, Loli Flores y Milagros Mengíbar, a la que homenajeó con ese movimiento de muñecas tan suyo y ese balanceo de las caderas, esta vez recurrió al baile más racial, el de Carmen Ledesma, meneándose por el escenario con brío y fuerza, e incluso a la soleá de Manuela Carrasco, ofreciendo ese juego de brazos tan característico de la Diosa.

 

En medio, el cante de Juana la del Pipa, cuyo quejío sigue sin dejar a nadie indiferente pese a que esta vez no se sintió especialmente cómoda con las guitarras de Ramón Amador y Pedro Sánchez que en ningún momento, ni por bulerías ni por tangos, pudieron conectar con su cante. 

 

Bien es verdad que en ocasiones Pastora se mete tanto en el papel que pierde su propia personalidad, pero se trata de eso, de transformarse en esas grandes maestras para culminar ese proceso evolutivo con su propio baile, que sí vemos al final con una Pastora solemne, sensual y con un corte más actual.

 

Primero por tangos y luego por bulerías, la sevillana destapó su verdadera personalidad en medio de un público volcado con el espectáculo y en especial con su padre, de nuevo arrollador. Villamarta en pie y con palmas por bulerías despidió a los artistas, que en el caso de José Galván, lloró emocionado ante tanto reconocimiento. 

Baile

&dentidades

Baile: Pastora Galván. Cante: Miguel Ortega y Cristian Guerrero. Guitarras: Ramón Amador y Pedro Sánchez. Palmas: Juan de los Reyes. Interpretación y palmas: María del Mar Montero ‘La Canija’. Artistas invitados: Juana la del Pipa y José Galván. Dirección: Antonio Canales. Coreografía alegrías: Rocío Coral. Técnico de iluminación: Antonio Valiente. Diseño de Sonido: Ángel Olalla. Técnico de monitores: Pepe Carnacea. Regiduría: Agustín Sánchez. Peluquería y maquillaje: Pepe Conde. Vestuario: Justo Salao. Producción: Soloxarte producciones. Día: 6 de marzo. Lugar: Teatro Villamarta. Aforo: Lleno.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios