Memoria me dio 'pa' ti... Antonio Chacón

"Jerez era la meca, sólo se hablaba de Silverio y el Loco Mateo "

  • Chacón se decantaba por "la seguiriya gitana", aunque también "por todo el cante antiguo: soleá, martinetes, debla, caña ,polo"

A lo largo de algunas de las entrevistas publicadas en esta sección durante los últimos encontramos contínuas referencias a Antonio Chacón. Todos se refieren a él con el Don por delante, debido al prestigio y reconocimiento que el jerezano poseía en aquella época. Hoy queremos acercarle la personalidad de este genial artista a través de varias entrevistas.

"Yo creo que canto desde antes de aprender a hablar. Cuando yo era niño, Jerez era la Meca del arte flamenco. Se aprendía a cantar y a bailar al mismo tiempo que ir a la escuela, y no se hablaba más que de Silverio, Curro Dulce y el Loco Mateo", comenta en una entrevista en Nuevo Mundo.

Por su "afición a las coplas", como califica el cante cuando se le pregunta por su vocación de artista, se llevó alguna que otra vez "el tirapié de mi padre, que era zapatero y se indignaba conmigo" por esa afición.

Chacón se decantaba por "la seguiriya gitana", aunque también "por todo el cante antiguo: soleá, martinetes, debla, caña , polo".

Menos condescendiente se muestra cuando se le pregunta por 'el fandanguillo': "Eso ni es flamenco ni es ná. Un cante para cocineras, sin estilo, sin gracia que sirve para ganar dinero sin esfuerzo y para deslumbrar a lo que no lo entienden".

Resulta llamativa la pregunta que José María Carretero Novillo, conocido como El Caballero Audaz, realiza al cantaor sobre la clase social a la que le gusta el cante jondo: "A la aristocracia. Yo he conocido muchos nobles que no sólo sentían con verdadera pasión el cante, sino que lo entendían perfectamente".

En otra entrevista al diario madrileño La Voz publicada el 28 de junio de 1922, Antonio Chacón ensalza la labor realizada por Zuloaga y Falla en el reciente Concurso de cante jondo celebrado en Granada (celebrado el 13 y 14 de junio de 1922). No osbtante, confiesa al entrevistador, Luis Bagaría que "también es una gran tristeza que tengan que venir tan ilustres artistas para darnos la mano y levantarnos de la decadencia en que habíamos caído. Es triste que no hayamos sido nosotros bastante para levantarnos. Cada día me explico menos (no hoy, que soy viejo, sino cuando era joven, igual) por qué se ha perdido el recuerdo del hermoso cante por seguiriyas de Curro Dulce, y, en general, todo el cante de Silverio Franconetti, como no sea por el temor a no poder vencer las grandes dificultades que tenían los cantes del uno y del otro. ¿Qué me dice usted de aquellas serranas"y aquellas cabales de Silverio, y aquellas soleares de Paquirri?".

Sobre la eterna pregunta de la situación del cante en su actualidad, Don Antonio recalca que "para los cantes de hoy no se necesita el estudio que se necesitaba antiguamente. Antes, para cantar uno, se necesitaba ser alguien. Hoy cualquiera puede dedicarse al "cante".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios